Se presenta el ‘Plan de Ajuste Planifica-GVA’, con el que el Consell pretende ahorrar 2.260 millones “sin mermar la calidad los servicios básicos”

video serafin castellano Video declaraciones de Serafín Castellano

El Consell ha impulsado una iniciativa para divulgar los ajustes que pretende llevar a cabo el gobierno de la Generalitat Valenciana, a través del ‘Plan de Ajuste Planifica-GVA’, con el objetivo de reducir su déficit hasta un 1,5% del total del presupuesto, ahorrando 2.260 millones de euros.

José García

Esta iniciativa forma parte del programa ‘Responem’, con el que los máximos representantes políticos autonómicos pretenden mandar a la sociedad un mensaje de “transparencia” y un compromiso de “dar a conocer sus planes, a la vez que se escuchan las opiniones de los ciudadanos”… y también para contrarrestar ciertas informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación que, en opinión de la Generalitat Valenciana, “están dando a conocer una realidad que no se ajusta a los planes del Consell”.

En la comarca del Camp de Túria, el encargado de dar a conocer estos ‘ajustes’ es el conseller de Gobernación, Serafín Castellano. La primera localidad de nuestra comarca que ha sido visitada por este conseller fue Benaguasil, municipio al que acudió este representante del gobierno autonómico para explicar los objetivos del ‘Plan de Ajuste Planifica-GVA’.

El principal objetivo de este plan es reducir los gastos del Consell en 2.260 millones de euros, con la meta de fijar el nivel de endeudamiento de nuestra autonomía en un 1,5% de su presupuesto (en 2011, éste se fijaba en un 3,86%). Castellano quiso exponer que este objetivo puede lograrse “sin tener que aplicar recortes, sino ajustes”. Del mismo modo, la otra prioridad de las autoridades autonómicas en generar una situación económica favorable para poder generar empleo entre la población desempleada.

¿En qué consistieron las explicaciones que ofreció ayer el conseller de Gobernación? Fundamentalmente, en tres ámbitos: la Educación, la Sanidad y el Gasto Farmacéutico.

Educación
En el primer apartado, insistió el conseller en asegurar que la Generalitat Valenciana desea mantener “una educación universal, pública y de calidad”. Sin embargo, aseguró que para lograr ese objetivo es necesario aplicar una serie de ‘ajustes’.

Los principales cambios van a afectar al profesorado y no a los alumnos, según Castellano. Así, los docentes, que tienen una jornada semanal de 37,5 horas semanales, deberán pasar de 18 a 20 horas lectivas, en detrimento de aquellas que dedican a tutorías, a preparar temarios o a corregir exámenes. Además, a los profesores no se les va a reducir el sueldo, “sino algunos complementos salariales”.

Sí especificó el conseller que no se prevén despidos de profesionales de la enseñanza… aunque nada dijo sobre la amortización de los puestos de trabajo: es de suponer que los profesores a los que no se les renueven sus sustituciones temporales, o aquellos que se jubilen, no se van a ser reemplazados por otros docentes.

Del mismo modo, se prevé aumentar el ratio de alumnos por aula en un 10%, “sin que esto vaya a suponer una precarización de la enseñanza”, en palabras de Castellano. Esta postura del conseller queda avalada, según él mismo explicó, en estudios que revelan que en Vizcaya y en Sevilla “existen unos ratios idénticos”, siendo el nivel de fracaso escolar en la provincia sevillana notablemente superior. “Por tanto, no influye el número de estudiantes por aula”. Sin embargo, Castellano no dejó escapar la oportunidad de señalar que “España tiene un ratio mejor que la mayoría de países de Europa, y el de la Comunidad Valenciana es de los mejores de España”.

Además, se pretende instaurar una “cultura del esfuerzo y responsabilidad” entre los estudiantes universitarios. Así, el conseller de Gobernación explicó que la Generalitat Valenciana se hace cargo del 85% del coste que se genera por su formación de cada alumno, mientras que éste sólo sufraga un 15% de dicho coste. Con los cambios que pretende impulsar el Consell, este porcentaje pasará a ser de un 80%-20%. Además, en la medida en que los estudiantes deban concurrir a nuevas convocatorias de exámenes, por no haber superado las pruebas, ese porcentaje irá creciendo de forma gradual.

Curiosamente, con lo que ‘ahorrará’ el gobierno autonómico gracias a estos cambios no se va a reducir la deuda autonómica, sino que se va a multiplicar casi por ocho la inversión en becas (que pasará de 2,5 a 16,5 millones de euros al año), según explicó el propio conseller.

Sanidad
El conseller de Gobernación se esforzó en desmentir a aquellos que dicen que el actual gobierno pretende imponer un ‘copago’ sanitario, y también rechazó los anuncios de otras formaciones políticas, que acusan a los dirigentes autonómicos de preparar una privatización del sistema de salud.

Según Castellano, “se va a permitir a empresas privadas que ofrezcan, de forma global, servicios que no afectan a la calidad del trato asistencial que reciben los pacientes”. El conseller citó el catering de alimentos, el servicio de limpieza, la seguridad de los centros o el transporte en los vehículos que no sean de urgencias. Con esta política se pretende ahorrar entre un 10% y un 15% del presupuesto anual de Sanidad de la Generalitat Valenciana.

El modelo que se pretende instaurar “es el que se ha adoptado, de forma exitosa, en hospitales como en el Alzira, Dénia o Torrevieja, que cuentan con unes niveles de satisfacción entre sus usuarios de un 96%”, en palabras del conseller.

Gasto Farmacéutico
Serafín Castellano expuso que, “desde hace ya muchos años, los españoles ya pagan un porcentaje del valor de los medicamentos” y expuso que esa variación será mínima, con los cambios que se pretenden introducir. Incluso, en algunos ámbitos, permitirá a algunos colectivos no tener que pagar: se refería el conseller a los parados y a aquellas personas que reciben pensiones no contributivas.

“En el caso de los jubilados, los cambios supondrán que deban pagar, como máximo, 8 euros más al mes… pero esa situación sólo se daría en personas que consumieran muchos medicamentos, sin ser enfermos crónicos”. Respecto a la necesidad de aplicar estos cambios, Castellano explicó que “la Generalitat Valenciana paga, cada mes, unos 125 millones de euros por la Sanidad… y esa situación requiere cambios para hacerla sostenible, de acuerdo a los tiempos que vivimos”.

Eficiencia y Eficacia
En el turno de preguntas entre los asistentes al acto que se celebró ayer en Benaguasil, quedó patente la preocupación de los habitantes respecto a la situación económica y social actual, así como la voluntad de participar activamente en las explicaciones ofrecidas por las autoridades políticas que participaron en el acto.

El público, sin embargo, se mostró más interesado en recibir información en aspectos más relacionados con la eficacia de los servicios que reciben que en la eficiente gestión de los recursos: así, los participantes se centraron en solicitar mejoras en el trato recibido en los centros sanitarios o en reducir el índice de fracaso escolar que en establecer las pautas que permitan mejorar la eficiencia de los costes de prestación de dichos servicios.

Por ejemplo, uno de los presentes expuso que los medicamentos que se adquieren en las farmacias son excesivamente abundantes para lo que es un tratamiento habitual: “Yo voy a la farmacia y me obligan a comprar una caja de 40 pastillas, cuando quizá la solución sería darme solamente 10; de este modo, bajarían los gastos y se desaprovecharía una menor cantidad de medicamentos”, dijo.

Del mismo modo, una mujer expuso que se había dado recientemente un costalazo y que, cuando solicitó cita con el especialista de traumatología, ésta se le asignó “para febrero de 2013, cuando el golpe me lo he dado en mayo de 2012”; en su queja, la vecina solicitó que este tipo de pruebas exigieran un tiempo de espera menos prolongado.

El conseller coincidió con estos vecinos en la necesidad de seguir avanzando en mejorar en estos ámbitos, aunque admitió que los cambios que se van a llevar a la práctica no están relacionados con estos aspectos, sino con la reducción de costes y la mejora de la eficiencia en el control del gasto.

También una joven se mostró preocupada por la posibilidad de que el aumento del número de estudiantes en las aulas implicara una pérdida en la calidad de la enseñanza y mayores posibilidades de que esto influyera en los resultados obtenidos, pero el conseller se mostró convencido de que no hay argumentos para creer que esa situación pueda producirse.

Inversiones en el Camp de Túria
Por otro lado, InfoTúria le transmitió al conseller de Gobernación algunas de las reclamaciones que se vienen efectuando desde distintas poblaciones de nuestra comarca respecto a diversos servicios básicos… que requieren de ciertas inversiones: es el caso de la construcción de la Comisaria de Policía Autonómica en Llíria, la ampliación del Centro de Salud en La Pobla de Vallbona, la dotación de un presupuesto para ejecutar la Variante Norte en Bétera, la ejecución del C.P. Emili Lluch en Náquera, la llegada del Metro a Riba-roja de Túria, la edificación de un Centro de Día en Casinos o la inauguración efectiva del Hospital Comarcal de Llíria, entre otras.

El conseller admitió que todas estas reclamaciones, y aún otras muchas, eran “lógicas” por parte de los distintos ayuntamientos y sus habitantes, pero que el actual contexto económico y financiero obligaba a las autoridades autonómicas a establecer “prioridades”, pasando las del Consell por reducir el déficit y apostar por políticas de crecimiento económico y creación de empleo. En el caso del Hospital de Llíria, Castellano afirmó que éste prestará sus servicios “en 2013”.

 

1 Comment
  1. no son recortes son ajustes, bonita forma de engañarnos 😛 . son recortes en toda regla, a los profesores les recortan sueldo, a los papas las tutorias, no preveen despidos, simplementa no renuevan los contratos, menos profesores, ¿eso no es recortar la plantilla?. Del gasto farmaceutico no es recortar, es que tenemos que pagar un 25% mas por los medicamentos, eso es recortar el poder adquisitivo de la poblacion no ajustar. Son recortes en toda regla, que no nos engañen, dicen que son ajustes para suavizar, pero digo yo, ¿para cuando un ajuste en las plantillas de las empresas publicas? ¿un ajuste en los sueldos de los politicos y sus privilegios? ¿para cuando un recorte de todos los imputados devolviendo el dinero robado y que entren en prision? seguramente nunca, no tienen lo que hay que tener HONRADEZ, para descubrir y castigar a sus propios compañeros de partido por la cantidad de favores que se deben entre ellos.

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

logo infoturia roig

InfoTúria Periòdic del Camp de Túria · C/Belgrado, 17 · La Pobla de Vallbona · Tel. 962744555

Contacta amb InfoTúria ací

Llicència CC 3.0
Segueix-nos en