Los restauradores comienzan a limpiar las esculturas de la fachada de la Asunción

La subdirectora del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración, Gemma Contreras, visita las obras

Las esculturas de la fachada de la iglesia de la Asunción de Llíria han comenzado a recuperar su esplendor. Los técnicos especialistas en materiales pétreos del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales han iniciado los trabajos de limpieza y consolidación del conjunto barroco.

La Generalitat se ha hecho cargo de esta intervención en la iglesia de la Asunción a través de CulturArts IVC+R y que supone la última fase del proyecto de restauración de la fachada-retablo de este templo barroco de Llíria.

El alcalde de la localidad, Manolo Civera, y la subdirectora de Conservación, Restauración e Investigación IVC+R de CulturArts Generalitat, Gemma Contreras, visitaron la obra acompañados por técnicos del IVACOR y del Servicio Municipal de Arqueología de Llíria.

El conjunto escultórico de la portada pertenece al prestigioso escultor Raimundo Capuz, quien llegó a ser artista de Cámara del príncipe Luis, hijo de Felipe V. Entre sus trabajos valencianos destacan las esculturas que realizó, entre 1700 y 1704 en Llíria, para la parroquia de la Asunción y que se distribuyen en los tres cuerpos de la fachada-retablo.

En  el primero cuerpo, dentro de hornacinas enmarcadas por columnas dóricas con remate de venera,  están las imágenes de San Pedro y San Pablo. Sobre ellos, en menor formato y en casilicios, las representaciones de los mártires San Sebastián y Santa Bárbara. La puerta está enmarcada por un relieve alegórico de la eucaristía.

El segundo cuerpo presenta columnas corintias. En el nicho central se representa la coronación y asunción de la Virgen María y a sus lados están representados San Vicente Ferrer y San Vicente Mártir.

El tercer cuerpo es de orden compuesto, con columnas salomónicas, la escultura de San Miguel y el relieve de un fénix.

La fachada, decorada con gran profusión, marca la fuerza del barroco y puede considerarse como una gran escenografía cuya finalidad era la de adoctrinar a los habitantes de Llíria. En ella se representa el triunfo de la Iglesia sobre el paganismo.

No hi han comentaris

Respon

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.