Banner papereria Ruiz

La demanda vacacional de chalés con piscina desborda la oferta

Chalé con piscina en Camp de Túria.

Náquera, Serra o Llíria, entre los municipios más buscados para alquilar

La demanda de alquiler para viviendas unifamiliares vacacionales con jardín y piscina privada ha crecido este año por las restricciones impuestas por el coronavirus, y en algunos lugares ha sobrepasado la oferta existente o la ha anulado debido a que los propietarios harán uso de su chalé ante la incertidumbre de poder disfrutar de otro tipo de descanso.

En la provincia de Valencia, la tendencia de alquiler de chalés se ha acentuado este año de la Covid-19 y se está produciendo un exceso de demanda respecto a la oferta, según ha asegurado a EFE el portavoz y vicepresidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valenci, Vicente Díez.

Los posibles inquilinos buscan chalés dentro de la provincia de Valencia a 10 o 15 kilómetros de su casa a las que puedan acceder en metro o en tren, o a municipios con zonas residenciales como Náquera, Serra o Llíria, o de la costa, como Oliva, e intentan evitar los bloques de apartamentos con mucha gente y piscina comunitaria. «Han cambiado los planes y los que tenían previsto viajar, incluso se lo piensan entre provincias», ha constatado Díez.

Otro de los cambios que se han notado este año son los periodos de alquiler, muchos más largos que la semana o quincena habitual en estos alquileres para llegar a un mes o más, por la circunstancia de la educación «online» y el teletrabajo.

También cambia el mes en que se alquila y «lo quieren para ya, para junio» al ser familias con niños, según ha comentado el portavoz de COAPIV.

Junto al alquiler, se ha reactivado la compra de chalés que llevaban un tiempo en venta, pero esto supone un pequeño porcentaje.

«Es desbordante -asegura una portavoz de la inmobiliaria Chispa de Náquera-, otros años hemos alquilado pero este no podemos dar servicio porque no tenemos oferta», puesto que los chalés que tiene en cartera serán ocupados por sus propietarios ante la incertidumbre de no saber si se podrán ir de vacaciones a otro lugar.

Esta inmobiliaria recibe entre 15 y 20 llamadas diarias de interesados en alquilar un chalé independiente, a ser posible con piscina, dispuestos a pagar lo que haga falta «siempre que no sea abusivo», y a coger una casa más grande para dos familias (dos hermanos o familias con abuelos).

«Se conforman con un terreno grande donde puedan instalar una piscina desmontable o hinchable», han comentado desde la agencia de Náquera.

Sobre los precios de estos alquileres que, según el COAPIV, se han disparado, la inmobiliaria no puede aportar información al tener «cero oferta» y no haber podido cerrar ninguna operación de estas características en Náquera, en la Serra Calderona a 25 kilómetros de Valencia y con una población de 6.000 habitantes que se triplica en verano.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.