À Punt

Liberan más de 270 aves capturadas ilegalmente en Llíria y Riba-roja

pajaros

La Guardia Civil investiga a dos hombres de 54 y 60 años

La Guardia Civil ha liberado en Llíria y Riba-roja más de 270 aves -la mayoría de ellas protegidas- que habían sido capturadas con artes ilegales y ha investigado a dos hombres por delitos contra la flora y la fauna al usar artes no selectivas para la captura.

Según han informado este domingo fuentes de la Benemérita, gracias a diversas vigilancias en este época de cría de fringílidas, se localizaron en primer lugar en el paraje Camino Bayo de Llíria varias artes ilegales de caza dispuestas para su uso.

La zona estaba cebada con abundante grano para atraer a las aves y se había instaladas dos redes japonesas de ocho metros de longitud y dos metros de ancho, mientras que en un árbol vallado que tenía huevos de gallina y pienso de gato diseminado por el suelo había una apertura que facilitaba la entrada de las aves a las trampas.

En las inmediaciones, los agentes encontraron dos viveros de grandes dimensiones, donde había enjauladas más de 220 aves protegidas tanto por la legislación nacional como por convenios internacionales, que estaban en buen estado y por tanto fueron puestas en libertad.

En concreto, se liberaron siete zorzales, cuatro palomas turcas, una perdiz, 110 jilgueros, 38 pardillos comunes, 10 lúganos, 20 zorzales comunes, un estornino pinto y 30 verderones, y se intervinieron tres botes de pegamento y 500 varetas para impregnación de liga para su uso como método de captura no selectiva.

Los agentes han investigado a un hombre de 54 años por dos delitos contra la flora y fauna, por el uso de artes no selectivas de captura y por la captura de aves protegidas por convenios internacionales y legislación estatal.

Además, la Guardia Civil de Valencia ha localizado en el paraje El Quint de Riba-roja otro campo agrícola cebado con abundante grano y rodeado de vegetación que lo ocultaba, donde detectaron a una persona parapetada que sujetaba una cuerda que activaba una trampa para capturar a las aves que se estaban alimentando.

Tras identificar al hombre, los agentes hicieron una inspección más detallada de la zona y hallaron cuatro jaulas colgadas en ramas de un árbol, en cuyo interior había varias tres jilgueros y un híbrido de canario con jilguero.

En el centro del recinto encontraron otro jilguero utilizado como señuelo, que tenía atada una de sus patas a una madera anclada al suelo, y al inspeccionar las redes localizaron dos jilgueros, un gorrión y un verdecillo.

Los agentes decomisaron las cinco aves utilizadas como reclamo (cuatro jilgueros y un híbrido de canario-jilguero), que fueron trasladadas al centro de recuperación La Granja del Saler para ser tratadas allí antes de poder ser puestas en libertad. El resto de aves silvestres capturadas estaban en buen estado y se procedió a liberarlas.

La investigación finalizó con una persona de 60 años investigada por un delito contra la flora y la fauna por el uso de artes no selectivas para la captura.

Las diligencias han sido entregadas en la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. 

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.