a menjar sa

26M. El refrendo a una gestión

opinion

Robert Raga, alcalde de Riba-roja

Han transcurrido ya casi dos días desde que el pueblo de Riba-roja de Túria habló en las urnas el pasado domingo y los socialistas todavía nos sentimos abrumados y orgullosos del apoyo que recibimos por parte de nuestros ciudadanos. Un total de 5.023 electores decidieron dar su voto al proyecto que el PSPV-PSOE de Riba-roja presentó en estas elecciones, lo que supone un aumento de 2.385 sufragios respectos de los comicios del año 2015. Sin duda, unas cifras magníficas que refrendan la gestión que los socialistas hemos desarrollado a lo largo de esta legislatura y que prueban que el trabajo hecho con ilusión, esfuerzo y empeño por mejorar nuestro municipio tiene su recompensa. Y la verdad es que nuestros vecinos y vecinas así lo han entendido, de forma que han optado mayoritariamente por apoyar nuestro proyecto de ciudad respecto del resto de partidos.

En política hay que saber ganar y perder. En ambos territorios, como en cualquier otro ámbito de la vida, es donde se demuestra la valía y la capacidad de las personas. Y los socialistas hemos demostrado, con creces, estar a la altura de las circunstancias. Tanto en las derrotas como ahora en las victorias. El pueblo de Riba-roja ha hablado con enorme claridad y nos ha otorgado su apoyo para que podamos gobernar en solitario gracias a la mayoría absoluta que hemos cosechado. Sin embargo, consideramos que un proyecto de la magnitud como es la gestión de un municipio es cosa de todos. No solo del gobierno municipal en su función ejecutiva sino también de los partidos de la oposición en su labor de fiscalización y exposición de propuestas para buscar el bienestar general. Los ciudadanos, por su parte, también tienen encomendada otra tarea fundamental en nuestra sociedad: expresar su opinión sobre los proyectos que llevamos a cabo desde el ayuntamiento a través de las diversas comisiones de participación. Por primera vez en la historia de Riba-roja, los vecinos han podido formar parte, desde la legislatura que ahora hemos terminado, de la gestión de nuestro municipio. Han podido sentirse partícipes de la confección del modelo de ciudad que diseñamos para nuestro futuro.          

La legislatura 2015-2019 se ha caracterizado, precisamente, por la inmensa labor llevada a cabo por el equipo de gobierno en la resolución de los problemas y las diversas vicisitudes que nos encontramos a nuestra llegada al tiempo que trazábamos el camino para confeccionar una Riba-roja más habitable para todos. Con la aplicación de parámetros sostenibles con nuestro medio ambiente, con la adopción de medidas que pudiesen favorecer a todos los colectivos sociales, con la modificación de las normativas que supusiesen una reactivación económica en nuestros comercios y en nuestras empresas, en la modernización de los polígonos industriales o en el diseño de un estructura administrativa más ágil y eficaz. Las infraestructuras e instalaciones públicas, de todo tipo, también han merecido una atención especial.  

El camino recorrido no ha sido fácil. Hemos sorteado trabas y zancadillas pero hemos luchado contra ellas con enorme esfuerzo con un único objetivo: el bienestar de nuestros vecinos. El camino que nos queda por recorrer desde ahora todos juntos se presenta, igualmente, apasionante. A esfuerzo e ilusión no nos gana nadie. Nuestra forma de gobernar no variará un ápice de la que hemos aplicado en estos últimos cuatro años. Escuchar, valorar, reflexionar y tomar las decisiones oportunas es nuestra única hoja de ruta. Y, en ese empeño, todos somos importantes. Riba-roja se lo merece.  

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.