Desalojan a los ancianos de una residencia de l’Eliana entre gritos de «esto es un secuestro» de las familias

desahucio residencia l'Eliana
Familiares de los residentes. FOTOS: PAU TINEO.

El desahucio se ha ejecutado con un amplio dispositivo policial y el gerente ha sido detenido

A las siete y media de la mañana han llegado los primeros familiares de los 14 ancianos que aún quedaban hoy en la residencia Ciudamont de l’Eliana. La tensión, la angustia y incertidumbre era evidente en los rostros de hijos, nueras y hermanos de los residentes, cuatro de ellos enfermos de covid, que iban a ser desalojados por orden del juzgado de Llíria.

Todos ellos coincidían en que estaban muy contentos con la atención recibida en el centro y mantenían a lo largo de la mañana la esperanza de que finalmente no se ejecutara una desahucio que calificaban de «inhumano». Algo que no ha ocurrido, ya que pasadas las dos de la tarde ha salido en ambulancia el último de los residentes en medio de un amplio dispositivo policial desplegado en todo el entorno del centro y entre gritos de «esto es un secuestro» y «queremos justicia».

La mayoría lamentaba que no han recibido ningún tipo de notificación y que no habían firmado nada. «No se nos ha comunicado nada por escrito. Si fueran okupas no los echarían de esta forma», explica otro de los afectados.

Hasta cinco vehículos de la Guardia Civil y dos coches patrulla de la Policía Local han rodeado la zona donde se concentraban los familiares, a los que se han unido más tarde las trabajadoras y el médico que han sido obligados a salir del centro, al igual que el gerente, Francisco Cabello. Este último lo ha hecho detenido, al igual que su sobrino y su hermano.

El gerente, que ha sido puesto en libertad por la tarde, sigue insistiendo en que la sentencia es contra la anterior empresa gestora y que la actual es Évora GR, que asumió la gestión de la residencia.

Pilas Pastor, esperando para sacar a su hermano de la residencia.

Para acceder al centro ha sido necesario la actuación de un cerrajero y una vez dentro primero han salido los trabajadores y más tarde lo han hecho los residentes. Cinco lo han hecho en coches particulares con sus familiares que han decidido acogerse a la opción que se les ha ofrecido de llevárselos antes de que fueran trasladados a la residencia pública de Carlet. Es el caso de Pilar Pastor que tenía a su hermano de 65 años con trastorno mental y había dado positivo en covid. «No está en condiciones de ir a ningún lado y preferimos llevárnoslo nosotros directamente a una residencia de Llíria en la que lo admiten ya que con nosotros tampoco puede estar».

Antonio Garrido con la silla de ruedas de su madre.

Antonia Garrido se ha llevado también a su madre de 97 años con Alzheimer, mientras que su hija, trabajadora del centro, seguía dentro. «Nosotras somos cinco hermanas y la cuidaremos hasta que encontremos otra residencia», explica esta mujer que se ha visto como desalojaban a su madre y a su hija.

Otros cinco lo han hecho en un vehículo adaptado y los cuatro últimos han sido trasladados en ambulancias con destino a la residencia pública.

A última hora la mañana han llegado dos vehículos del Ayuntamiento de l’Eliana para llevarse las pertenencias de los residentes desalojados para custodiarlos hasta que sean recogidos por las familias.

El motivo que está detrás de lo vivido esta mañana en l’Eliana es el impago de 84.734 euros de la anterior empresa que gestionaba la residencia Ciudamont95 a la empresa propietaria del inmueble que interpuso una demanda el 25 de enero de 2021.

Tras admitir el juzgado la demanda el 18 de febrero, fijó fecha de lanzamiento el 10 de junio para el caso de no pagar o no contestar, y de vista oral para el 14 de abril, aunque esta última fecha suspendió el proceso durante 60 días a petición de todas las partes al alegar que estaban en vías de transacción extrajudicial.

En diciembre de 2021 se dictó sentencia y el juzgado condenó a la empresa que gestionaba la residencia a desalojar el inmueble y abonar a la demandante 225.472 euros, con intereses legales, y las cuotas de alquiler que puedan devengarse hasta la entrega efectiva de la posesión, a razón de 20.400 euros al mes.

Vídeo del desahucio de la residencia Ciudamont de l’Eliana.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.