«Vamos a cumplir todos»

Manolo Civera y Elena Jiménez en el pleno de hoy.

La portavoz de Move denuncia el «acoso» de diferentes partidos

«Vamos a cumplir todos», repetía Manolo Civera insistentemente mientras estrechaba la mano de Elena Jiménez, concejala de Move, nada más tomar posesión como alcalde de Llíria, después de firmar el pacto de gobierno con Compromís-Move. Y es que la portavoz del partido de las urbanizaciones, socio de Compromís en Llíria, acababa de hacer una advertencia a los partidos de izquierdas, que se alternarán la alcaldía en esta nueva legislatura.

Elena Jiménez acaparó el protagonismo del pleno de constitución de la nueva corporación al pedir la palabra para aclarar antes de la elección del alcalde que acataba la decisión de cederle la vara de mando dos años a Manolo Civera, pese a no compartirla. Alegó que su voto sería para el candidato socialista tras el pacto firmado entre el PSPV y Compromís dos horas antes por «responsabilidad respecto del grupo y los votantes que han dado el apoyo a Compromís-MoVe».

La portavoz del partido local denunció públicamente en su intervención que tanto ella como su compañera de grupo, Mari Cruz García, han sido «acosadas» más allá del ámbito político durante las tres semanas que se han prolongado las negociaciones entre el PSPV y Compromís.

Jiménez advirtió a Civera que «la lealtad, la colaboracion y la buena relación no se generan por suscribir un pacto, hay que cultivarlos día a día» y reclamó un ejercicio de autocrítica para cambiar las dinámicas y respeto para el trabajo de las concejalas.

Su compañero de bancada, el debutante Joanma Miguel, señaló en su intervención que el diálogo es «una obligación» para los socios de izquierdas y pidió dejar a un lado los «personalismos» para trabajar con «responsabilidad y profesionalidad» para mejorar Llíria.

El portavoz de Compromís, que accederá a la alcaldía en segundo turno, en junio de 2021, señaló después del pleno que en las negociaciones del ‘Acord de l’Almodí’, a pesar de las discrepancias ha primado «la lealtad y poner por delante siempre a Llíria».

Público asistente al pleno celebrado esta mañana en Llíria.

Por su parte, la portavoz del PP, Reme Mazzolari, que se sentará en la oposición a pesar de haber ganado las elecciones con 1.100 votos más que el PSPV y 9 concejales, aseguró que no le augura «mucho futuro» al nuevo pacto porque «las personas no han cambiado, son los mismo equipos que pactaron y rompieron a los cuatro meses».

Mazzolari, expresó su sorpresa por la intervención de la portavoz de Move, y recordó a Civera qur por primer vez en la historia de Llíriaun alcalde se presenta a la reelección y pierde. «La gente le ha dicho que no le quiere. Es el único de todos los candidatos que ha perdido la confianza para ser alcalde. Es un alcalde impuesto por un pacto de izquierdas».

En cuanto a Civera, que ha conseguido mantener la vara de mando dos años más, señaló en su discurso de investidura que “es la primera vez en la historia democrática de Llíria que un gobierno progresista repite dos legislaturas seguidas, por lo que tenemos el compromiso de trabajar todos juntos y poner toda la ilusión para que la ciudadanía de Llíria se sienta orgullosa del proyecto que vamos a llevar adelante”.

El socialista se ha ofrecido a “ser el alcalde de todos los vecinos y vecinas de Llíria, los que nos votaron y los que no, para construir juntos un futuro mejor para nuestro municipio, y hacer de Llíria una ciudad más habitable, más justa y más solidaria”.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.