Vitroglass

Silvia Navarro, capitana de Las Guerreras: «Hemos dado pasos agigantados»

silvia navarro
FOTO: J.L. Recio / RFEBM

La valenciana defenderá la portería de España en el preolímpico de Llíria

La veterana portera del Rocasa Gran Canaria Silvia Navarro, una de las capitanas y de las referencias imprescindibles de Las Guerreras, que jugarán el preolímpico en el Pla de l’Arc de Llíria del 20 al 22 de marzo, considera que el deporte femenino en España ha dado «pasos agigantados” desde que ella comenzó su carrera profesional, con solo 16 años.

En una entrevista concedida a EFE con motivo del Día Internacional de la Mujer, la valenciana, una de las mejores jugadoras del balonmano español de todos los tiempos reconoce que «no alargará mucho más» su carrera deportiva, ya que este mes de marzo celebrará su 41 cumpleaños y, con su palmarés, piensa que ya podría «retirarse tranquila».

¿Cómo empezó su afición por el balonmano?

Siempre me han gustado todos los deportes, pero en el colegio al que iba, cuando tenía ocho años, llegó el balonmano. Desde el primer minuto que cogí la pelota me sentí identificada y muy a gusto.

Ahora se ha convertido en todo un referente deportivo. ¿Qué supone para usted?

Es un sueño hecho realidad. Era impensable que llegase a donde he llegado. Echo la vista atrás y con 41 años que voy a cumplir, dedicarme profesionalmente a esto es un privilegio. No tenía ni idea de que iba a llegar hasta este punto. Ha sido un poco de todo: la ayuda de mis padres, que fueron incansables e inagotables conmigo, pero también la suerte que tuve con los entrenadores, quienes me ayudaron mucho en mi carrera deportiva.

¿Cómo ha cambiado el deporte femenino desde que empezó a dedicarse a él de forma profesional hasta la actualidad?

Me dedico profesionalmente desde los 16 años, desde que un equipo de Valencia me dio la oportunidad. Desde entonces se han dado pasos agigantados. Antiguamente era impensable que se le pudiese dar la cobertura que se está dando en estos momentos al deporte femenino y al balonmano. Antes solo salían los chicos por la televisión, pero ahora sí podemos hablar de igualdad.

¿Cree que la igualdad es plena en el balonmano?

A nivel de la Federación y de los clubes, sí. Puedo hablar en primera persona por mi club. Luchan por los derechos de las jugadoras cada día y nos dan el lugar que merecemos. Sí es verdad que los clubes tampoco nos pueden dar tanto como puede tener un equipo de chicos, porque no tienen tanta capacidad económica como para poder pagarnos una superficha como a ellos. En este aspecto la balanza se inclina totalmente para los chicos, pero no a nivel federativo, donde estamos totalmente en igualdad.

Todos los días del año yo me levanto y me acuesto siendo el día de la mujer

¿Cuántos años espera seguir con su carrera deportiva?

Pienso en una fecha límite, en unos años, y no sé decirte. Sé que no voy a alargar mucho más mi carrera. Soy consciente de que este mes cumplo 41 años y de que el cuerpo, las ganas y las lesiones me están respetando a más no poder, pero habrá un momento de parón en el que diga ‘hasta aquí’. Es más longeva la carrera de una portera, pero no me veo jugando hasta los 45.

¿Seguirá vinculada al balonmano?

R.- Al deporte, seguro. He hecho cursos privados dedicados a los pequeños y también a adultos, y tengo algo en mente a lo que tengo que darle forma todavía. Pero no tengo madera para ser entrenadora.

Antes de retirarse, ¿qué metas le quedan por cumplir?

Con mi club he conseguido la Supercopa, la Copa de la Reina, la Copa EHF Challenge y una Liga el año pasado. Estoy satisfecha y ya me podría retirar tranquila. Ahora en el Rocasa Gran Canaria estamos pasando un pequeño bache que intentamos subsanar para concluir la temporada lo mejor que podamos. También tenemos la Copa de la Reina a la vuelta de la esquina, y con la Selección, el ‘Objetivo 2021’, el Preolímpico y el Preeuropeo. Tenemos una oportunidad de oro en las dos situaciones y hay que aprovecharla.

¿Cómo afrontará el equipo el resto de la temporada?

Quizá no estamos acostumbradas a esta racha pero hay que subsanarla. Cada año los equipos se van reforzando y subiendo un escalón más. No hay más que verlo en pista, cuesta mucho ganar los partidos porque se han igualado prácticamente todos los equipos. Tenemos una buena directiva y muy buenos entrenadores. Las jugadoras tenemos que cambiar, porque creo que es un problema de cabeza y, cuando empiecen a salir las cosas, despegaremos.

¿Cómo animaría a futuros y futuras deportistas?

Les diría que luchen por su sueños, que no los dejen. De pequeña me dijeron que por mi estatura no podría dedicarme profesionalmente a esto, pero es un mito. Estoy convencida de que hay muchos niños y niñas que van a llegar. Les diría que no pierdan la ilusión y que disfruten de lo que da el balonmano, en lo deportivo y en lo personal. Mis mejores amigos están forjados en el balonmano y siempre lo agradeceré.

¿Cuál es la principal reivindicación que haría con motivo del 8M?

El Día de la Mujer es todos los días. Lo que hacemos nosotras no lo hace nadie porque, siempre lo he dicho, las féminas tenemos un plus que se tiene que reconocer. Todos los días del año yo me levanto y me acuesto siendo el día de la mujer.

¿Considera que existe desigualdad o machismo en el ámbito que trabaja, en este caso en el deporte?

Deberíamos tener las condiciones, tanto económicas como de recursos, que tienen los chicos. Me encantaría que un día un futbolista vistiese la camiseta de Silvia Navarro y pasase un día entero como lo pasamos nosotras. Estoy convencida de que acabará el día y dirá ‘yo no quiero volver a ser esta persona’. Nos merecemos este reconocimiento, no solo el deporte femenino sino todas las mujeres que luchan día a día porque se les iguale a los hombres.

No Comments Yet

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.