Llíria retira más de 3000 kilos de cactus invasor en el entorno del casco urbano

Desde hace más de 30 años constituye una de las mayores amenazas ambientales del municipio

El Ayuntamiento de Llíria está realizando trabajos de control de la especie de cactus invasora Cylindropuntia pallida, que desde hace más de 30 años constituye una de las mayores amenazas ambientales del municipio.

Las nuevas tareas se están centrando en la erradicación de la especie en el Tossal de Santa Bárbara, así como otros focos aislados, priorizando las zonas de paso, donde puede resultar un peligro para personas y animales, que a su vez son el vehículo de propagación de este tipo de cactus. En estos primeros días, se ha intervenido ya en una superficie de 43 hectáreas y se han retirado 3.400 kilos de la planta.

Estos trabajos de control tienen un presupuesto de 10.846, euros y están siendo realizados por un equipo altamente cualificado, debido a la peligrosidad del cactus y la meticulosidad necesaria para evitar dejar cualquier resto que pueda dar lugar a una nueva planta. Este grupo de operarios cuenta con gran experiencia en trabajos forestales y control de la Cylindropuntia pallida en otras localidades.

Para afrontar la problemática de esta especie invasora, en 2019 se redactó un proyecto para su erradicación en el municipio de Llíria. Las actuaciones necesarias se valoraron en más de 670.000 euros.

Debido a su elevado coste, este proyecto ha sido presentado ante diferentes administraciones en busca de financiación para su ejecución y posterior mantenimiento. “Fruto de estas reuniones y debido la amenaza de esta especie sobre el poblado íbero de Edeta, se ha solicitado al Ministerio la subvención del 1,5 Cultural”, ha explicado la concejala de Medio Ambiente, Consuelo Morató.

En ella, junto con la adecuación paisajística del Tossal de Sant Miquel, se pretende llevar a cabo la retirada de esta especie en las parcelas de la ladera este, la mayoría de ellas de titularidad privada y que es la más afectada por la invasión. Morató ha asegurado que “estamos ante el mayor problema ambiental del municipio, por lo que el proyecto para erradicar la especie invasora, se centra en la búsqueda de financiación, la consolidación y mantenimiento del perímetro de seguridad, y las campañas de información para evitar su dispersión y establecer redes de alerta temprana para detectar cualquier foco fuera del Tossal de Sant Miquel”.  

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà