Los policías locales se dotan de chalecos antibalas y pistolas taser

policia

Los agentes de Loriguilla llevarán en el coche patrulla un desfibrilador

Los agentes de la Policía Local de Loriguilla han estrenado chalecos antibalas personalizados y llevarán pistolas taser. El Ayuntamiento ha adquirido dos de estas armas fabricadas en Estados Unidos que permiten inmovilizar al posible agresor. Además en el coche patrulla llevarán un desfibrilador para atender emergencias.

Los cinco agentes que conforman la actual plantilla de la Policía Local de Loriguilla han estrenado nuevos chalecos antibalas confeccionados a medida. Este material tiene una vida útil de diez años. “Teníamos varios que caducaban este año y que compartíamos. Ahora cada uno tenemos el nuestro, de nuestra talla y con una garantía”, explica el jefe de la Policía Local, Iñaki Estévez.

Además de los chalecos, el Ayuntamiento de Loriguilla ha adquirido dos pistolas taser importadas de Estados Unidos de forma que los agentes dispondrán de una en cada turno.
Estas armas, a diferencia de las pistolas eléctricas, permite inmovilizar al presunto agresor sin el daño que provoca la descarga eléctrica. “La pistola taser lo que hace es anular los neurotransmisores, de forma que la persona se cae al suelo, pero no provoca ningún daño. Es la forma menos lesiva de reducir a un posible agresor”, asegura el responsable policial. “Es el arma menos dañina para actuar frente a personas agresivas. Lo único que hay que tener en cuenta es la caída pero se utiliza a uno o dos metros y no provoca daños en personas con problemas cardíacos o con marcapasos”.

Además, los agentes interinos también pueden llevarla, una vez que han completado el curso de formación para su utilización, como el resto de los agentes municipales.
El Ayuntamiento de Loriguilla se une así a los consistorios de la comarca de Camp de Túria, el último el de Vilamarxant, que han dotado a sus plantillas de policía de estas pistolas cuyo precio se sitúa sobre los 1.700 euros por unidad. “En base al nivel de alerta, hemos reclamado una mejora en la dotación de la plantilla y desde el Ayuntamiento se ha apostado por la seguridad con la compra de este material”, añade el mando policial de Loriguilla.

Los agentes también llevarán en el coche patrulla un desfibrilador que permitirá atender los casos de urgencia en el municipio. Este segundo desfibrilador se une al instalado de forma permanente en el polideportivo municipal de Loriguilla.

Las mejoras en las condiciones laborales de los policías se han completado con el cambio de ubicación del retén. Los agentes municipales ocupan ahora el antiguo ambulatorio, situado junto al Ayuntamiento dónde disponen de más espacio para atender a los vecinos.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.