Riba-Roja bonifica los impuestos a los vehículos híbridos y eléctricos

Una subvención de la Diputación permite desarrollar planes ambientales que permitirán reducir un 40% de emisiones de CO2

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria aplicará, a lo largo de este año, una bonificación de hasta el 75% para los dueños de los vehículos híbridos y coches eléctricos como medidas adicionales que contribuyan a disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera incluidas en el pacto de alcaldes por el Clima y la Energía que prevén una reducción del 40% a medio plazo.

Así lo ha indicado el consistorio local en un comunicado en el que ha detallado que tendrá en cuenta este baremo durante los primeros 10 años en el caso de los vehículos híbridos en el que se incluirá, además, la matriculación, para cuyos casos se considerarán aquellos motores eléctrico-gasolina, eléctrico-diesel y los eléctrico-gas, con su correspondiente homologación de origen. En el caso de los eléctricos tendrán que tener un motor 100% eléctrico y, por tanto, emisiones nulas a la atmósfera.

La medida del equipo de gobierno de Riba-roja de Túria -PSPV, Compromís y EU- se complementará con un plan de choque, subvencionado por la Diputación con 10.500 euros a los que el ayuntamiento sumará otros 4.500 euros, en el que se compromete a realizar un inventario de emisiones de referencia (IER), una evaluación de riesgos y vulnerabilidades derivadas del cambio climático (ARVCC), y, por último, un plan de acción por el clima y la energía sostenible (PACES).

Las bonificaciones a los vehículos híbridos y eléctricos de Riba-roja forma parte de un plan municipal elaborado a lo largo de la presente legislatura cuya finalidad busca una reducción de los productos contaminantes -especialmente en el transporte privado y público- y una apuesta decida por las energías renovables y menos agresivas con el medio ambiente.

Entre estas medidas cabe destacar la conexión de las distintas urbanizaciones con el casco urbano mediante carriles-bici, la apuesta de bicis en la unidad ambiental de la policía local, la adquisición de vehículos eléctricos para el ayuntamiento o un aumento de contenedores para la recogida de ropa usada cuya práctica reduce, también, las emisiones a la atmósfera, además, de las campañas de concienciación en los centros educativos y el apadrinamiento de árboles.

El equipo de gobierno ha diseñado propuestas de actuación que se llevarán a cabo el resto de la legislatura entre las que destacan la promoción de una flota de transporte público mediante vehículos híbridos-eléctricos, la elaboración de un plan de movilidad urbana sostenible, la creación de itinerarios peatonales preferentes, el fomento del compartimento de vehículos privados, un aumento en la frecuencia del servicio de transporte público, la renovación de la flota de vehículos municipales o el ahorro de recursos incluido en la economía circular.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha señalado que el desarrollo de los planes propuestos “son claves” en el modelo que se quiere implantar en el municipio con el único objetivo de “respetar el medio ambiente y reducir notablemente todas las sustancias nocivas que lanzamos a la atmósfera en el día a día, por ello el ayuntamiento debe ser el primero que ofrezca un ejemplo para que cada ciudadano aplique las medidas oportunas que contribuyan conseguir el fin último”.

Raga ha subrayado “el esfuerzo notable que estamos realizando desde el principio de la legislatura en tomar medidas eficaces que permitan lograr las propuestas que el pacto de alcaldes por el clima nos fijamos como meta razonable y viable”.

No hi han comentari

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.