Un caballo se desploma en Riba-roja durante el tiro y arrastre

PACMA denuncia que el maltrato animal en este deporte «es la norma y no la excepción»

El Partido Animalista PACMA ha denunciado «el maltrato a los caballos utilizados en el tiro y arrastre» después de que este domingo uno de los equinos participantes se desplomara de agotamiento en las celebraciones de Riba-roja de Túria, tras ser obligado a arrastrar un carro cargado de sacos por una pista de arena.

«Este vídeo es otra muestra más de que el maltrato animal en el tiro y arrastre es la norma, no la excepción«, denuncia Raquel Aguilar, coordinadora de PACMA en Valencia. «Hemos estado casi un año sin acudir a documentar ningún campeonato de tiro y arrastre, y en el primero al que hemos ido hemos sido testigos de unas imágenes que encogen el corazón a cualquiera que tenga un mínimo de empatía y respeto por los animales».

Según el comunicado, hace pocos días Italia se indignaba con el tiro y arrastre tras hacerse viral un vídeo «sobre la violencia de esta práctica», con varios millones de visualizaciones y cientos de comentarios críticos en redes sociales, lo que obligó incluso a pronunciarse a Joan Ribó, alcalde de València, y a Pere Fuset, concejal de Cultura Festiva de la ciudad. «Hoy continúa la polémica alrededor de esta actividad considerada deporte por las administraciones valencianas y subvencionada con dinero público», ha explicado el partido.

El Partido Animalista publicó hace ahora dos años unas durísimas imágenes grabadas en varios campeonatos de tiro y arrastre en diferentes poblaciones valencianas, que recogían «puñetazos en la cabeza a los caballos, golpes en los testículos, patadas e insultos·. Desde entonces, apuntan desde PACMA, el mundo del tiro y arrastre ha intentado defenderse ante las críticas de la opinión pública argumentando que ya no se permite el maltrato al animal ni el uso de la vara para ‘motivar’ a los caballos.

Sin embargo, Aguilar ha asegurado que esto no son más que meras excusas, «pues aunque no se golpee al animal durante la prueba, obligar a un caballo a arrastrar un carro que puede llegar a triplicar su peso por una pista de arena bajo una temperatura de 40 grados es violencia contra los animales».

PACMA seguirá denunciando esta práctica y reivindicando ante la Generalitat Valenciana «el fin de la utilización de los caballos para la diversión de unos pocos», concluye Aguilar.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.