Riba-roja da luz verde al inicio de las obras de la Vía Parc

via parc

El alcalde firma el acta de ocupación de los terrenos

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, ha firmado esta mañana las actas de ocupación de los terrenos, tras la expropiación realizada por la Diputación de Valencia, necesarias para la ejecución del proyecto de la Vía Parc en el tramo Manises-Riba-roja. Con este trámite se da luz verde al Área de Carreteras para el inicio de las obras.

Las obras, con un coste de licitación de 10.383.201,61euros, afectan a los términos municipales de Riba-roja y Manises y consisten en una duplicación de calzada de la CV-370, en los últimos dos kilómetros pendientes de desdoblamiento, en el tramo comprendido entre las glorietas ya ejecutadas en el proyecto original.

Así, se prevé la construcción de dos calzadas con dos carriles cada una,  que redundará en una mejora en la conexión de las urbanizaciones próximas a la carretera y la ejecución de un carril ciclo-peatonal desde el inicio de la intervención hasta el final.

Paralelamente, el EMSHI ya ha ejecutado parte del desvío de las tuberías de la red de agua potable que afectan al subtramo 4 y tiene previsto ejecutar próximamente el tramo restante.

La carretera CV-370 forma parte de la red provincial de carreteras de la Diputación de Valencia, y está considerada como uno de los puntos negros por su alta accidentalidad, concretamente en el enlace de la carretera CV 370 con la A7 (by-pass). El aumento del uso de la carretera por parte de los ciudadanos que acceden desde localidades como Pedralba, Vilamarxant o Riba-roja, junto con un trazado sinuoso, estrecho y con desniveles importantes para el tráfico, supone un riesgo para la seguridad vial de los usuarios.

La Diputación de Valencia inauguró en 2020 la ejecución de dos glorietas de 28 metros de radio, que sustituían a las intersecciones existentes hasta el momento y que han mejorado las condiciones de seguridad vial de manera provisional.

Esta intervención, con una inversión de 719.000 euros, se realizó entre los puntos kilométricos 5,5 y 6,5 de la CV-370 de Manises a Pedralba por Riba-roja y Villamarchante, una carretera que soporta el paso de unos 17.000 vehículos diarios.

Para el alcalde de Riba-roja, Robert Raga, “ésta es una de las obras viarias más importantes para Riba-roja, que va a mejorar notablemente la conectividad del municipio con el bypass, al mismo tiempo que va a permitir la ampliación de la red de carriles ciclo-peatontales a zonas residenciales como Els Pous de Martí o la Llobatera”. Además, ha matizado “se eliminará definitivamente la inseguridad en este tramo que tantos accidentes ha soportado en las últimas décadas y que se arrastra desde 2002 cuando se firmó el protocolo de colaboración entre la Generalitat y la Diputación de Valencia, y tenía como objetivo mejorar la seguridad vial, la accesibilidad, la capacidad y funcionalidad de la carretera”

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.