Riba-roja alcanza los 99.230 euros en ayudas para placas solares

placas solares

Cada beneficiario recibe una media de 1.500 euros

El Ayuntamiento de Riba-roja ha destinado hasta 99.230 euros en las ayudas económicas destinadas a la instalación de energía fotovoltaica para autoconsumo y fomento de la economía local en las viviendas y edificios del municipio. Las ayudas se conceden mediante el sistema público en régimen de concurrencia competitiva para sensibilizar y concienciar a la ciudadanía sobre la importancia del ahorro y la eficiencia energética.

Las bases reguladoras insisten en la necesidad de implantar un modelo energético alternativo para alcanzar la máxima soberanía energética en la localidad de Riba-roja de Túria a través del fomento de las energías renovables. Para ello, es necesario realizar una amplia variedad de actividades, desde la formación y el fomento en materia de ahorro y eficiencia energética a la implantación efectiva de energías limpias y respetuosas con el medio ambiente.

El ayuntamiento ha dado a conocer la concesión de las ayudas públicas de este año en el que han resultado beneficiarios un total de 68 expedientes administrativos de los vecinos y las comunidades de vecinos que lo solicitaron en el plazo previsto, tanto en viviendas, en edificios residenciales, así como en instalaciones destinadas al comercio local minorista y establecimientos de prestación de servicios al consumidor final de Riba-roja de Túria.  

 La media de cada una de las subvenciones concedidas por parte del gobierno local se sitúa en un total de 1.500 euros, en función de las características y criterios empelados recogidos en las bases reguladoras sobre la energía fotovoltaica. Para conseguir el mayor impacto en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, se ha exigido que el inmueble sobre el que se realice la solicitud esté habitado, con el volante de empadronamiento o con facturas justificativas de consumo superior a 2.000 kilovatios anuales.

Las bases reguladoras contemplan que la cantidad a subvencionar en cada uno de los proyectos presentados es de 500 euros por cada kilovatio instalado y un límite de potencia de 3 kilovatios en total, de forma que la cantidad máxima concedida asciende a los citados 1.500 euros.

Los gastos subvencionables en cada una de las peticiones son las que respondan a la naturaleza de la actividad subvencionada, las estrictamente necesarias para llevar a cabo el proyecto y aquellas cuyo coste de adquisición de los gastos no superen el valor del mercado vigente.

Entre los requisitos para la concesión cabe señalar que las instalaciones deben permanecer en la vivienda o edificio por un periodo máximo de diez años, una vez se haya concedido la subvención. No son subvencionables la adquisición de las instalaciones o equipos mediante leasing, renting u otras fórmulas de arrendamiento sobre aquellas viviendas de las que el beneficiario no sea el propietario. En modo alguno se considerarán gastos subvencionables el coste derivado de la amortización de los bienes que hayan sido inventariados, los intereses deudores de las cuentas bancarias o los intereses, recargos y sanciones administrativos y penales.

Las bases establecen el seguimiento que realizará el Ayuntamiento de Riba-roja en cada una de las viviendas o edificios beneficiarios de las ayudas para constatar el impacto en materia de reducciones de dióxido de carbono (CO2), de forma que incluya una simulación de los datos energéticos sobre la instalación proyectada.

La simulación debe contemplar los kilovatios instalados, el dato estimados de kilogramos de dióxido de carbono ahorrados anualmente y, por último, los kilovatios anuales de energía producidos por la instalación.

 Los beneficiarios deberán cumplir una serie de requisitos para la concesión efectiva de la subvención económica, como ejecutar el proyecto subvencionado en los términos solicitados, justificar ante el órgano competente la subvención concedida, someterse a las actuaciones de comprobación, seguimiento e inspección así como el control financiero, comunicar la obtención de otras ayudas o subvenciones, acreditar estar al corriente de las obligaciones tributarias y Seguridad Social y, por último, reintegrar los fondos recibidos en los casos de incompatibilidad previstos.

 El alcalde Robert Raga ha subrayado “el enorme impacto de las últimas convocatorias sobre instalación de las placas fotovoltaicas entre la ciudadanía de nuestro municipio y que es la consecuencia directa de una mayor concienciación y sensibilidad hacia nuestro entorno natural, con el uso y la promoción de aquellas fuentes de energía renovables y más respetuosas, de forma que ayuden a contribuir a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono”.   

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.