Salvan ‘in extremis’ a una mujer que intentó tirarse al vacío desde un segundo piso en Vilamarxant

vilamarxant suicidio

La Policía Local, la Guardia Civil y los Bomberos entraron en la vivienda

Agentes de la Policía Local de Vilamarxant y de la Guardia Civil han salvado ‘in extremis’ la vida de una mujer de 53 años cuando trataba de lanzarse al vacío a través de una de las ventanas de su vivienda ubicada en un segundo piso de la calle Les Rodanes.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes, 27 de noviembre, cuando la Policía Local recibió un aviso de que una vecina estaba lanzando objetos a la calle desde la ventana de su vivienda. Los propios agentes que se desplazaron hasta allí fueron también objetivo de los lanzamientos.

La mujer, según han explicado fuentes municipales, presenta un trastorno mental y es conocida por haber tenido numerosas intervenciones policiales en las que ha actuado de forma muy violenta, llegando a intentar quitar el arma de fuego a una agente del cuerpo.

En esta ocasión impidió el acceso de los agentes que tuvieron que reclamar la presencia de los Bomberos para abrir la puerta del domicilio, donde localizaron a la mujer desnuda, cubierta solo por una chaqueta, atrincherada tras un sofá en una habitación con la puerta cerrada que también tuvieron que forzar para poder entrar. Cuando entraron en la habitación, la víctima se dirigió hacia la ventana con intención de precipitarse al vacío, por lo que los polícias hicieron uso de la pistola Taser para tratar de inmovilizarla.

Según el relato de los agentes, se quedó enganchado a la única prenda de ropa que portaba por lo que al no hacer contacto corporal no causó ningún tipo de efecto dando su reacción ante este hecho unos segundos de margen para poder retenerla, consiguiendo alcanzarla cuando ya tenía medio cuerpo en el exterior de la ventana.

Una vez retenida, la mujer siguió intentando zafarse de los agentes para precipitarse nuevamente por la ventana, golpeando con las piernas la hoja de cristal de la ventana, haciéndose cortes profundos en el pie y tobillo izquierdo.

Una vez inmovilizada se la trasladó a la cocina, alejada de objetos cortantes o susceptibles de ser lanzados, teniendo que se retenida por Policía Local y Bomberos, hasta la llegada de los sanitarios de guardia del centro de salud que le prestaron asistencia antes de ser trasladada al hospital.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà