“Hay que profesionalizar la figura del político local”

Elia Verdevio

Elia Verdevío (PP), alcaldesa de Bétera

Elía Verdevío (PP) nació en Jaén, pero se siente “beterana, valenciana y española”. El 12 de agosto, en plenas fiestas, soplará las 60 velas como alcaldesa de su pueblo de adopción al frente de un tripartito inédito formado por populares, Ciudadanos y Mas Camarena-Torre En Conill. Casada y con tres hijos, durante 22 años ha regentado un negocio de librería y papelería y otros 12 ha sido concejala antes de conquistar la alcadía de Bétera. La culpa de que esté en política la tiene un amigo de la familia que fue alcalde y que se fijó en su perfil: “estoy aquí por él y porque encontré verdaderos amigos dentro de la política local”.

El partido de las urbanizaciones ha tenido la llave de gobierno. Hace dos legislaturas pactó con la derecha, la anterior con la izquierda. ¿Se esperaba ser alcaldesa tras el 26M?
La campaña la hice pensando que podíamos gobernar. Hubo partidos que obtuvieron resultados importantes como Vox, que sumó 1.000 votos, o Ciudadanos, con un concejal más, pero sí que pensaba que podía gobernar en coalición.

Ha mencionado a Vox, ¿si hubiera necesitado un concejal más para formar gobierno, hubiera negociado con esta formación?
En un debate electoral me hicieron esta pregunta y contesté que yo siempre hablaría con todos. No ha sido necesario, con Mas Camarena y Ciudadanos estamos muy compenetrados, tenemos los mismos intereses y se queda ahí.

¿Qué les une a los tres socios de gobierno?
Nos une la unidad como pueblo. El que nos sintamos todos del mismo núcleo y el solucionar los problemas que tenemos como el agua, la limpieza viaria y la falta de infraestructuras.

¿Cómo va a gestionar el abismo entre el casco urbano y las urbanizaciones?
Esa desafección que sí que existe de la urbanización de Mas Camarena y Torre en Conill donde residen 7.000 habitantes ha venido provocada por la falta de infraestructuras. No hay un camino físico que facilite un acercamiento con el pueblo. Hay una carretera sin acceso peatonal, ni para bicis y el distanciamiento cada vez es mayor. Esa población demanda unos servicios que no tiene y ante la dificultad de conexión, prefieren ir a otra población. Hasta ahora no se ha dado solución a la conexión ni a la falta de infraestructuras y eso ha conllevado la desafección.

¿Entiende que se sientan discriminados?
Llevamos mucho tiempo sin inversiones. No es que ellos se sientan así es que el casco urbano también tiene carencias. Cuatro años no dan para mucho. Una legislatura no da para cubrir todas las necesidades en educación, deporte y la demanda sigue creciendo y está todo muy colapsado.

¿Tienen la solución al problema del agua?
Lo primero que hemos hecho es reunir a todos los departamentos implicados con los técnicos y ya tenemos un guión para poder empezar. Hay varios problemas: la calidad, la red de abastecimiento, con unas pérdidas muy importantes. Llevaremos al pleno del 5 de agosto una modificación de crédito de casi un millón de euros para adjudicar una obra de la red. Estamos ya trabajando para solucionar los problemas.

Y ¿cuándo se podrá beber agua del grifo sin nitratos?
El anterior equipo de gobierno hizo un estudio y se va a pedir un proyecto para ver si con la conexión de la EMSHI esa mezcla del agua puede bajar los nitratos. Es una inversión de 800.00 euros que asumiría el Ayuntamiento. Todo esto está ahora sobre la mesa, vamos a ver las soluciones que nos dan los técnicos y cuál es la más óptima para el municipio y para las arcas municipales.

¿Será en esta legislatura?
Según la valoración de los técnicos, yo creo que esta legislatura se solucionará, sí.

La Conselleria de Educación acaba de sacar a licitación los barracones en el instituto porque en el centro no caben más alumnos el próximo curso. ¿Qué va a hacer el ayuntamiento?
Estuve en una reunión y el enfado de los padres es lógico, los alumnos están hacinados y la solución de los barracones no es una solución. El nuevo instituto Bétera lo necesita sí o sí y está a falta que la conselleria diga que sí en Torre En Conill.

El centro cívico fue motivo de ruptura del pacto entre Mas Camarena y Compromís. ¿Van a retomar el proyecto?
Ya está el informe de Iberdrola favorable. En los nuevos presupuestos uno de los objetivos es programar ese centro cívico. Una de las cosas muy buenas que hizo el anterior equipo de Gobierno, porque hicieron cosas muy buenas, es implantar el programa Unisocietat y podríamos implantarlo en Mas Camarena. Uno de nuestros objetivos esta legislatura es que el centro cívico esté ahí porque otra de las demandas es el ambulatorio y podría acoger temas de formación y de sanidad.

Me sorprende que reconozca la labor del anterior gobierno de Compromís, PSPV y Podemos.
A mí siempre me ha gustado sacar siempre lo positivo.

Ante el inicio inminente de las fiestas, ¿habrá novedades?
No. Las fiestas ya estaban cerradas y lo vemos perfecto. Para qué cambiar las cosas si nuestras raíces están ahí. A lo mejor en 2020 aportamos algo, pero manteniendo nuestras raíces y tradiciones.

Una de las asignaturas pendientes es la declaración de Les Alfàbegues como Fiesta de Interés Turístico Nacional.
Vamos a continuar, ese es uno de nuestros objetivos, está complicado pero vamos a intentarlo porque sería el broche para nuestro municipio.

El Castillo ya luce, aunque entre andamios, sin la costra rosa, ¿van a continuar con el museo?
El anterior concejal de Patrimonio y la técnico han hecho una labor inmejorable consiguieron la subvención y vamos a continuar con la rehabilitación y con el museo para que el Castillo tenga la importancia que tiene que tener.

Ha recibido unas cuentas saneadas ¿En el 2020 se verá reflejada la la bajada del IBI en los recibos?
Llevamos en el programa la bajada del IBI y queremos intentar bajar el tipo impositivo, pero no será en el 2020.

Una de las críticas a su predecesora fue el sueldo de alcaldesa. ¿Lo va a mantener?Sí. Más que nada porque están los presupuestos cerrados. No criticamos el sueldo, sino que no cumplieran su promesa de bajar los sueldos. De cara a los próximos y veremos si se pueden bajar, no lo sé. De todas formas creo que Bétera es el único pueblo que solo tiene tres liberados. Lo que sí que haría es profesionalizar la figura del político local que es por vocación. El trabajo del concejal liberado y no liberado es de una dedicación de un montón de horas, de fines de semana y supone un desgaste físico y emocional. Deberíamos sentarnos todos los grupos y darle la relevancia que tiene que tener al político local.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.