Banner papereria Ruiz

La Generalitat adjudica vivienda pública en Riba- roja y Benaguasil

Benaguasil

Estos domicilios serán destinados para familias en situación de vulnerabilidad

La Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, a través de la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha), ha adjudicado durante el mes de mayo 47 viviendas públicas a familias en situación de vulnerabilidad.

El vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, ha asegurado que es «deber de las administraciones públicas proteger y dar respuesta a las personas, que por diferentes motivos, no pueden acceder a una vivienda en el mercado libre». En ese sentido trabaja la Generalitat, «que ha convertido la vivienda en unos de los pilares de sus políticas de acción».

La provincia de Valencia ha sumado el mayor número de adjudicaciones este mes con un total de 40: diez en Paterna; siete en Gandía, seis en València; tres en Canals; dos en Alberic, dos en Cárcer; dos en Sagunto; dos en Tavernes de Valldigna; y una en Chiva, Alcudia de Crespins, Riba-roja de Túria, Villanueva de Castellón, Benaguacil y Xirivella.

Por lo que respecta a la provincia de Castellón, ha registrado siete asignaciones: tres en Castelló de la Plana, dos en la Vall d’Uixó y otras dos en l’Alcora.

Entre las personas adjudicatarias de mayo se encuentra una víctima de violencia de género y varios casos de pérdida de vivienda por una ejecución hipotecaria, personas con diversidad funcional, jóvenes, familias con menores y con mayores.

El vicepresidente segundo ha comentado que seis de las viviendas adjudicadas han sido por vía de urgencia. Sobre este aspecto, ha resaltado «la conciencia social de este Consell» y la importancia que tiene la colaboración entre la Generalitat y los ayuntamientos para «ayudar a personas que se encuentran en situaciones extremas, con una demanda urgente de encontrat un hogar digno donde vivir».

Para hacer esta colaboración todavía más efectiva, Martínez Dalmau ha recordado la reciente eliminación del requisito de empadronamiento mínimo de un año en un municipio para poder optar a una vivienda pública.

El Decreto 75/2007, de 18 de mayo, del Consell que regula el procedimiento de adjudicación de viviendas públicas, establecía como uno de los requisitos para ser adjudicatario que la persona solicitante residiera y estuviera empadronada en el municipio donde radique la vivienda, al menos durante el año anterior a la solicitud o acredite un puesto de trabajo en dicho municipio.

Para evitar ese escollo, el vicepresidente segundo aprobó una resolución que eliminaba este requisito, ya que, en muchas ocasiones, familias en situación de emergencia no podían acceder a una vivienda de la Generalitat por la falta de disponibilidad o inexistencia en la localidad en la que estaban empadronados.

Reparación de las viviendas

Antes de ceder la vivienda, la Conselleria realiza un trabajo de inspección y de reparación en los inmuebles para que reúnan las condiciones de habitabilidad. Mientras, se inicia el proceso de adjudicación para que, una vez se realicen las mejoras necesarias, la familia pueda acceder a la mayor celeridad posible.

En este proceso de adjudicación juegan un papel fundamental los servicios sociales municipales. Estos, junto a la Unidad de Adjudicación de EVha, analizan la situación concreta de los y las solicitantes de vivienda de cada municipio para dar una respuesta lo más rápida possible a las situaciónes de emergencia habitacional.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.