La Cartuja de Portacoeli

El monasterio gótico que vio nacer la primera biblia valenciana

La Cartuja de Portaceli destaca por ser el primer monasterio creado en tierras valencianas en el 5 de septiembre de 1272. Su fundador fue el dominico fray Andreu de Albalat, obispo de Valencia y confesor de Jaume I. Este monasterio se levanta sobre los restos de un antiguo poblado andalusí ubicado en el valle de Lullén[1] y se inician sus trabajos de construcción en el 1274.

Los principios de Portaceli fueron modestos, pues apenas contaba con una ermita y un patio cerrado con celdas para alojar a los primeros religiosos[2]. En 1385, gracias a las ayudas económicas de Margarita de Lauria, se reinician los trabajos ampliando el monasterio dejando constancia de una construcción de estilo gótico valenciano. En esta fase se realiza la iglesia mayor, que se consagra en el 1400, y el resto de dependencias. Más adelante se añadirán dos claustros renacentistas. A lo largo de su historia se realizan numerosas reformas e intervenciones, las cuales dejan testimonio de distintas épocas, así pues, encontramos estilos del renacimiento, manierismo, barroco y neoclásico.

Otro elemento que destaca en la cartuja es un acueducto gótico del s. XV formado por doce arcos y que lleva el agua a una antigua balsa donde la que los monjes riegan los huertos y que procede de la Fuente de la Mina o Fuente de la Hoya.

Tal y como describe la página de “serra tot natura”, “el monasterio está dividido en dos zonas bien diferenciadas: la clausura y las obediencias, siguiendo los esquemas de una cartuja medieval y que se ha mantenido hasta nuestros días.

La clausura está constituida por dos partes: la cenobítica, con la iglesia conventual, el claustrillo gótico, la sacristía, el aula capitular, el refectorio, la cocina, las capillas y el hostal; y la eremítica, con los claustros del Cementerio y de los Naranjos, junto con la iglesia y claustro de San Juan. Alrededor de los claustros se disponen las celdas de los monjes. A la cartuja se accede por un puente que se construyó en 1803 con grandes sillares y consta de un solo arco de medio punto y 25 metros de luz. La zona baja del monasterio da paso a las huertas y consta de un patio donde están ubicados el horno, el granero, la bodega, la leñera, caballerizas…”[3]

Es importante destacar que José Manuel Almerich la cataloga como la más antigua de las seis cartujas existentes en España.

Entre sus paredes Fray Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente, tradujo por primera vez la Biblia del latín[4] a la lengua valenciana desobedeciendo la prohibición de la iglesia de traducir la Biblia a una lengua romance, es decir, a una lengua que podía ser entendida por el pueblo. En 1498 la Inquisición, que sólo reconocía la autoridad de la Vulgata, declaró esta obra como peligrosa para la fe, y ordenó entregar y quemar todos los ejemplares. La última copia conocida de esta obra se perdió en un incendio.

Para finalizar recordaremos que Portecoeli en 1898 se convirtió en un hospital para tuberculosos, más adelante fue cárcel y con la invasión napoleónica fue saqueada y expoliada por los franceses.


[1] https://www.serratotnatura.com/es/cartuja-de-portaceli/

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Cartuja_de_Porta_Coeli

[3] https://www.serratotnatura.com/es/cartuja-de-portaceli/

[4] https://blocs.mesvilaweb.cat/almerich/?p=127135

No Comments Yet

Deixar un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.