Vitroglass

‘No és fácil ser valencià’, la nueva exposición permanente del Museu Valencià d’Etnologia

Exposición No es facil ser valencià

Tradición y modernidad se enfrentan en un recorrido de más de 1500 m² (Foto: Lucian Alexe)

Después de dos años de reformas, ya es posible volver a visitar la exposición permanente de L’Etno, el Museu Valencià d’Etnologia que se sitúa en el Centre Cultural de la Beneficència de la ciudad de Valencia. La espera ha merecido la pena para poder ver una extensa exposición sobre el paso del tiempo, y sobre la idiosincrasia y variedad cultural de los valencianos.

Mientras que la antropología se ocupa del estudio de los seres humanos y sus relaciones con el entorno, la etnología trata específicamente de los pueblos. El museo etnológico de Valencia acoge objetos y simula prácticas que son un reflejo de las personas que viven en este territorio y, al mismo tiempo, las definen.

El lugar de origen de las personas puede marcar profundamente su manera de ser y ver la vida, es sin duda uno de los elementos más definitorios de nuestra personalidad. Tanto es así que, a menudo, sobre todo en los ámbitos artístico y deportivo, se incluye el lugar de origen en el nombre de una persona para definirse y distinguirse de los demás. Ocurre en la pelota valenciana o en la tauromaquia, y también puede verse en los apodos clásicos de algunos jugadores de poker y otras disciplinas o en el mundo flamenco, incluso en figuras más transgresoras y modernas como El Niño de Elche.

La exposición No és fácil ser valencià está llena de contrastes sobre lo que significa ser valenciano en distintas épocas y espacios sociales. Así, en un espacio de más de 1500 m², se contraponen objetos de la vida cotidiana de los valencianos del pasado y de los del presente.

Se conserva el esquema que tenía la antigua exposición permanente de L’Etno y que divide la muestra en tres partes diferenciadas: La ciutat viscuda, Horta i marjal, y Secà i muntanya. El contenido, sin embargo, está completamente renovado. Con más de un millar de objetos en exposición, encontramos, por ejemplo, a un Seat 600 frente a una bicicleta Valenbisi, la recreación de un cuarto típico de las casas de El Cabañal frente a la realidad de los pisos turísticos, o a una mercería a la que no le falta detalle -con su suelo hidráulico incluido- frente a una máquina de vending. Pasado y presente se enfrentan en La ciutat viscuda, mientras que las otras dos salas se centran más en recuperar y dar a conocer tradiciones como la cosecha del arroz, la “filosofía” de la paella o la cotidianeidad en los años 50 y 60 en los pueblos de interior.

La muestra, que se abrió al público el pasado 14 de julio, reflexiona sobre la identidad cultural del pueblo valenciano a través de un diálogo entre la tradición y la modernidad, y también entre lo local y lo global. Así lo explica el comisario de la exposición, Joan Seguí, en este vídeo de la Diputació de València sobre la presentación de la muestra, en el que pueden verse algunos de los objetos que expuestos.

No és fácil ser valencià da una idea general sobre la identidad cultural valenciana, pero L’Etno también acoge muestras que reflejan realidades más concretas de ‘La Terreta’. Tal y como demostró el ayuntamiento de Nàquera hace unos años con la publicación “Fulls de Cultura Local”, cada pueblo tiene su idiosincrasia. De estas particularidades se ocupan las exposiciones temporales de L’Etno. En estos momentos (hasta el 8 de noviembre), puede visitarse la exposición La tradición desvelada, que acoge ejemplos de la indumentaria típica de la localidad de Alcublas, la cual, según la tradición, se pasa de generación en generación, de manera que algunas de las piezas tienen más de 200 años de existencia.

Además de acoger el museo de etnología de Valencia, en el Centre Cultural de la Beneficència se encuentra también el Museu de Prehistòria de València. Entre semana, la entrada general es de 2€ (1€ para grupos de diez personas o más, y carnet de estudiante) y gratuita para varios colectivos como jubilados, desempleados o miembros de familia numerosa; además de permitir el acceso a L’Etno y al Museu de Prehistòria, la misma entrada también es válida para el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM). Los fines de semana y festivos, la entrada es gratuita para todo el público.

La visita a la exposición No és fácil ser valencià puede realizarse de martes a domingo entre las 10h y las 20h.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà