Compromís deja solo al PSPV pidiendo la dimisión de la portavoz del PP por la imputación de su marido en el caso Blasco

Mazzolari acusa a Civera de «machista de manual» y achaca la moción a su condición de mujer

El alcalde de Llíria, Manolo Civera, se ha quedado solo en el pleno municipal pidiendo la dimisión de la portavoz del PP, Reme Mazzolari. La moción presentada por Civera en la sesión celebrada esta noche únicamente ha logrado el voto favorable de los concejales socialistas.

Sus socios de Compromís-Move en el gobierno local se han abstenido en la votación de la moción y han preferido mantenerse al margen sin entrar en el debate, al igual que ha hecho el único concejal de Ciudadanos, mientras que los populares han votado en contra.

La moción la ha defendido el concejal Francesc Fombuena, quien ha solicitado la dimisión de Reme Mazzolari como concejala y portavoz del PP por la imputación de su marido, Jesús Urquiza, en el caso Blasco.

La portavoz popular, sin embargo, se ha dirigido en su intervención al alcalde al que se ha referido como un «machista de manual», «perdedor enrabietado, macho alfa traumatizado», al tiempo que le ha instado a buscar «ayuda profesional».

Mazzolari ha calificado la moción como «vendetta porque le he ganado las elecciones» del pasado 26 de mayo. «Sí, yo una mujer le he ganado las eleciones y es usted el gran perdedor, pero continúa sentado en esa silla por imposición de la izquierda».

En esta línea, la popular le ha advertido que movido por un «odio personal acaba de traspasar la línea roja del respeto al ámbito familiar y privado por mi condición de mujer. Estamos en el siglo XXI y las mujeres ya tenemos reconocidos derechos y libertades. Para sentarse aquí no necesitamos el permiso de ningún hombre». «Yo estoy aquípor mis propios méritos y capacidades. Si fuera un hombre este panfleto no lo presentaría».

Mazzolari ha recordado que en el pleno no están ni su marido ni la mujer del alcalde, que «casualmente está trabajando en la empresa a la que ha adjudicado a dedo el bar del Hogar del Jubilado», pero «como no están aquí y este no es sitio para hablar de familiares, hoy se ha equivocado mucho».

En el debate de la moción, la concejala del PP ha mostrado un informe confidencial elaborado por detectives privados por encargo para comprobar si su patrimonio, el de su marido y el de su padre estaban en coherencia con sus ingresos laborales y que se llevó a la Fiscalía Anticorrupción que lo completó con los movimientos bancarios de las cuentas, los pagos a seguridad social y hacienda de las empresas, las declaraciones de la renta y las propiedades. «Mi patrimonio, ingresos y actividades y los de mi familia ya están investigados y fue puesto a disposición de la justicia y el resultado ha sido el archivo», ha explicado, «porque en mi casa no entraba un solo euro que no fuera resultado de nuestro trabajo honrado. A ninguno nos llamaron jamás para aclarar nada».

Mazzolari ha insistido en que no existe ninguna condena a su marido porque no hay sentencia y ha instado a Civera a ponerse a trabajar por Llíria y no a dedicarse a «estas marrullerias y hacer el ridículo. No tengo nada que esconder, ni tengo porque agachar la cabeza, ni menos dimitir», ha concluido antes de invitarlo a que si tiene algún indicio acuda al juzgado pero con el compromiso de que si pierde lo pague de su bolsillo, ya que los seis procesos que ha presentado contra ella y que se han resuelto a su favor «han costado al Ayuntamiento más de 65.000 euros».

Por último, ha asegurado que el que tiene que dimitir es Civera, «del Consorcio Valencia Interior ya lo han tirado hoy. Esto es una vergüenza pero es la suya, no la mía» y ha advertido que se reserva el derecho de interponder una demanda para defender su honor.

Por su parte Fombuena, ha insistido en su intervención en que su marido está condenado a prisión por hacer informes para desviar fondos destinados a los más desfavorecidos, unos hechos que ha calificado de «repugnantes», mientras compartía despacho con él y otro socio y era concejala del gobierno de Llíria.

En este sentido, el edil del PSPV ha pedido a la líder de la oposición que tenga dignidad y «no nos haga un infanta Cristina».

Mazzolari, que le ha entregado a Civera un diccionario de Primaria, ha respondido que el fondo de la cuestión «es que piden mi dimisión no la de mi marido. Han retrocedido 100 años en los derechos y libertades de las mujeres. Cargan contra mí por mi condición de mujer, porque piden mi dimisión».

Por último Civera, que ha rechazado entrar en «ninguna provocación» ha defendido su moción con el argumento de que «tenemos que exigir un comportamiento ejemplar porque estamos para dignificar la vida pública» y aunque «no sabemos la sentencia definitiva, se trata de la trama de corrupción más miserable y por eso está Rafa Blasco en la cárcel», ha concluido.

La moción completa presentada al pleno por el PSPV, aquí

No hi han comentaris

Deixar una resposta

El vostre correu electrónic no es publicarà.