El dolor lumbar crónico se cura cuando se recurre a profesionales con experiencia

dolor lumbar

Sufrir dolor en la zona lumbar en alguna ocasión puede ser algo normal, sin embargo, si se vuelve algo persistente, se puede tratar de un caso de dolor lumbar crónico. Afortunadamente, los especialistas adecuados pueden eliminar por completo esta patología, que tanto puede afectar en el día a día.

El dolor de espalda, lamentablemente, a todos nos afecta en algún momento de la vida. Sentir esa molestia en el cuerpo puede causar una gran incomodidad, empeorando el rendimiento en el trabajo o en otras tareas que se puedan estar realizando, por lo que será preciso deshacerse del mismo cuanto antes.

Uno de los dolores de espalda más comunes es el lumbar. Como su nombre indica, se produce precisamente en la zona lumbar de la espalda, la cual es la que se encuentra en la parte trasera del abdomen. Es un dolor que afecta a la columna vertebral.

Aunque el dolor lumbar puede presentarse por situaciones puntuales, como por ejemplo, ante una mala postura al sentarse o al dormir, a veces pueden darse casos en los que el dolor es muy frecuente y se prolonga. Aquí ya se estaría hablando de un dolor lumbar crónico, el cual debe ser tratado por especialistas.

El dolor lumbar crónico es más frecuente entre las personas mayores de 40 años, y provoca una molestia persistente, que difícilmente se puede aliviar. El dolor se desencadena principalmente al levantarse y al hacer esfuerzo físico, y se reduce un poco cuando la persona está acostada.

En una buena clínica del dolor pueden aplicar tratamientos integrales para tratar estas dolencias. Estos centros especializados cuentan con profesionales capacitados para que los pacientes puedan aliviar el dolor en la zona lumbar, de modo que puedan seguir con su día a día sin esa molestia.

Además, prestan una gran diversidad de servicios orientados a tratar estas dolencias: consulta de traumatología, rehabilitación, fisioterapia, cirugía y más. También tratan otras áreas, como traumatología del deporte, medicina estética, nutrición y dietética, y mucho más.

Sin duda, la más sensata recomendación siempre es acudir con expertos en clínicas dedicadas al área, que además, podrán contar con los equipos necesarios y la experiencia adecuada, para así obtener los mejores resultados.

Causas, síntomas y tratamiento

El principal síntoma de esta aflicción es, como su nombre indica, un fuerte dolor en la zona lumbar, específicamente en la parte baja. Sin embargo, también se puede presentar dolor en la zona inguinal, en los glúteos, en los muslos y en algunos casos, incluso, en las pantorrillas y en los talones.

Todos estos dolores causan una gran dificultad para caminar, pues la molestia es muy significativa y persistente. Esto puede afectar principalmente a aquellos que realizan trabajos físicos; de no tratarse, el dolor lumbar crónico puede incapacitar por completo e impedir un correcto rendimiento en la labor.

El dolor lumbar crónico puede tener diversas causas, siendo la más común, la degeneración de los discos intervertebrales. Puede generarse también debido a una musculatura abdominal pobre, sobrepeso, mala postura por un tiempo prolongado, entre otras razones; incluso, puede ser consecuencia de traumatismos o problemas metabólicos.

Para diagnosticar un dolor lumbar crónico, el especialista debe realizar una exploración física del paciente. La mayoría de las veces, el simple hecho de conocer la sintomatología y realizar una observación básica puede ser suficiente para dar con el diagnóstico, sin embargo, a veces puede resultar necesaria una radiografía para descartar otras patologías.

En cuanto al tratamiento, se pueden aplicar diferentes  enfoques, dependiendo del caso específico del paciente. La estabilización de la columna es vital, ya sea mediante fajas o ejercicios, además de adaptar los espacios de trabajo con asientos ergonómicos para fomentar una mejor postura.

Si el paciente tiene sobrepeso, será necesario bajar algunos kilos. En algunos casos se pueden aplicar masajes para aliviar el dolor, y si estos no funcionan, se pueden recetar antiinflamatorios para complementar. Si nada de esto funciona, el médico puede ordenar una cirugía para corregir la causa que genera los síntomas.

Es muy importante comenzar el tratamiento una vez se detecte el dolor lumbar crónico, pues de esta forma, se podrá evitar que la patología se vuelva más grave. Además, es sumamente importante cuidar la postura, para prevenir que el dolor se desarrolle y agrave la patología.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.