Banner papereria Ruiz

La libertad creativa del pintor José Morea se instala en El Castell

morea

La exposición se podrá visitar hasta el 27 de mayo

El Espai d’Art Contemporani El Castell (E CA) de Riba-roja de Túria ha inaugurado hoy  la muestra retrospectiva ‘Sieteseriesviajesividas’ del pintor valenciano José Morea (Chiva, 1951) que recorre las etapas y viajes del artista durante las décadas de los 80 y los 90.

La exposición ocupa las diferentes salas del centro. En primer lugar, “Personajes/ Forzudos” recoge obras firmadas a principios de los 80. Esas telas muestran figuras humanas, donde se suceden los autorretratos con una fuerte carga figurativa. En “Egipcios/Doñana” se reflejan las primeras muestras del nomadismo de Morea con las piezas firmadas en Madrid durante su estancia en la Casa de Velázquez y en su estudio de Pedralba. En este caso, destaca el empleo de los óleos para plasmar los modelos de apariencia egipcia y las técnicas mixtas para los personajes de Doñana, con las primeras aproximaciones a los animales y a los forzudos.

En 1984, el artista se trasladó a Roma, dónde pintaba en la terraza del antiguo estudio de Rafael Alberti en el Trastevere. Rodeado por la naturaleza, sus pinceles, sus manos, sus pies y su cuerpo recrearon personajes de la Ciudad eterna y sus mitos. Estos trabajos, junto a los firmados en la década de los 90 en Taormina configuran la serie “Italia”.

moreadentroLa sección “Nostalgia porcina” incluye obras concebidas en València o Chiva entre 1985 y 1998 con bodegones que nos miran con sus propios ojos, personajes mitológicos y objetos mundanos que el pintor altera con el uso de su paleta.

Un faisán ácido, una cebra techno y un cisne azul se erigen en protagonistas de algunos de los cuadros de “Acid B Mallorca” que incluyen telas creadas entre 1989 y 1998 en Barcelona y Mallorca. También se pueden admirar elementos comunes alterados (un globo terráqueo, una bici accidentada, los zapatitos de Jeanne Moreau), así como plantas con propiedades humanas y los primeros trazos de temática asiática.

La libertad creativa de Morea también se expresó sobre la moqueta. En este material pintó una Harpía verde y motivos de la cultura japonesa (“El gran mikado”, “La japonesa de Yakutaky”). Estas obras se exhiben en la sección “Orientalia” junto a telas que reflejan pesadillas etílicas, dioses en decadencia y ensoñaciones espirituales.

Por último, “Las Américas” reúne los cuadros creados en América Latina, en Brasil, entre 2001 y 2012. Son bodegones donde destacan una rodaja de sandía con pechos, el uso de los colores primaverales o el rojo intenso y una naturaleza muerta de brazos sobre un cáliz. Asimismo, se perciben sombras humanas, animales antropomórficos y una nueva serie de autorretratos que, en este caso, no tienen rostro.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.