Vitroglass

Riba-roja reclama mayor atención telefónica y más personal sanitario en el centro de salud ante el malestar vecinal

raga

Manises reconoce que no puede reabrir el consultorio de Loriguilla

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, se ha reunido hoy con el equipo directivo del área de Salud de Manises para trasladarle su preocupación ante las reiteradas quejas de los vecinos. Desde la entrada en la nueva normalidad, el Ayuntamiento de Riba-roja ha detectado numerosas incidencias relacionadas con la atención telefónica y la disminución en la asistencia presencial en el centro de salud.

Raga ha reclamado a los responsables sanitarios una mayor atención telefónica y más personal sanitario para garantizar una mejor asistencia en el centro de salud.

Desde el área de Salud de Manises se ha reconocido que “existe falta de médicos y personal de enfermería, así como administrativos que quieran trabajar en Primaria”. A esta carencia “se suman las reiteradas bajas ocasionadas en algunos casos por ansiedad generada por esta situación de crisis, los periodos vacacionales de los facultativos que se han visto obligados a hacerlos coincidir con la época estival por un posible rebrote en otoño y la imposibilidad de que algunos médicos de riesgo puedan atender a pacientes Covid”.

La situación se agrava por el cierre del consultorio de Loriguilla, del que detallan “no podemos abrirlo porque si cumplimos con las medidas sanitarias el aforo se reduce a tres personas y es inviable”.

Los responsables sanitarios alertan de una “gran presión asistencial que puede verse acrecentada si se suceden a partir de otoño nuevos rebrotes de la enfermedad”.

El gerente del Hospital de Manises, Ricardo Trujillo ha hecho públicos los datos del mes de mayo en el centro de salud de Riba-roja, en el que se registraron 22.000 atenciones en Primaria, 12.000 asistenciales, 1.725 de atención continuada y 2.238 en Pediatría.

Trujillo se ha comprometido en “estudiar una solución” que minimice las consecuencias de la gran demanda asistencial existente.

Robert Raga ha solicitado una nueva reunión con directora general de Régimen Económico e Infraestructuras de la Consellería de Sanidad, Carmelina Pla para trasladarle su preocupación. “Debemos exigir una asistencia sanitaria pública que atienda las necesidades médicas de la ciudadanía, ya sea a través de consultas telefónicas o asistencia presencial en casos en los que no pueda resolverse por teléfono”, asegura el alcalde quien ha mantenido que “el cierre de Loriguilla y la mayor afluencia a segundas residencias obligan a incrementar el servicio para atender al incremento de demanda”

El Ayuntamiento de Riba-roja ha colaborado con el centro de salud desde el inicio de la pandemia instalando una carpa exterior con una fuente pública y un dispensador de hidrogel, ha participado en la distribución de mascarillas a los colectivos de riesgo, al personal médico y a los usuarios de las residencias, ha dotado de 20 pulsioxímetros al centro médico para su uso en pacientes de riesgo y ha proporcionado información a los usuarios.

No Comments Yet

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.