La Diputación aprueba su presupuesto más inversor con el único voto en contra de Vox

Las cuentas ascienden a 530 millones

La Diputación de Valencia ha aprobado hoy un presupuesto para 2020 de 530 millones de euros con los votos a favor de PSPV, Compromís y La Vall en Uneix, la abstención de PP y Ciudadanos y el voto en contra del diputado de Vox.

El pleno extraordinario ha dado luz verde a unas cuentas que suponen un 9,04 % más que el actual presupuesto y con las que se refuerzan la autonomía municipal y se busca la simplificación burocrática para ganar en agilidad y efectividad.

Este presupuesto, con 44 millones más que en el anterior ejercicio, permitirá «la mayor inversión municipal de la historia de la Diputación», según ha informado el responsable del área de Hacienda e Innovación, Vicent Mascarell.

Mascarell ha incidido en que el presupuesto «incrementa las inversiones y el gasto corriente, al tiempo que simplifica los procesos burocráticos para ganar en agilidad y efectividad en la ejecución de estas inversiones y ayudas y reduce en más de un 50 % los gastos financieros».

En cifras, el gasto corriente pasa de 360 a 399 millones de euros (+10,76 %); las inversiones de 101,3 a 119,9 millones (+18,38 %); y el gasto financiero pasa de 25 a 11 millones (-53,57 %).

Las líneas estratégicas de la legislatura son la modernización institucional, la consagración de la autonomía municipal para dar capacidad de decisión a alcaldes a la hora de usar los recursos, y una mayor dotación del Fondo de Cooperación Municipal, que pasa de 20 a 40 millones de euros.

El portavoz de Compromís y diputado de Cultura, Xavier Rius, ha destacado que este presupuesto continua las líneas iniciadas en 2015, «incrementado las inversiones medioambientales, en modernización, cultura, lengua, diversidad y autonomía municipal, entre otras, para acabar con las ayudas a dedo e instaurar la justicia social en todo el territorio, comarca a comarca y municipio a municipio».

El diputado del PP Carlos Gil ha argumentado la abstención «al no contemplarse las principales necesidades de los municipios, como es la de ayudar a los agricultores valencianos a superar el mal momento por el que pasan», el taxi rural el comarcas de interior o crear un área específica de Agricultura.

La portavoz de Ciudadanos, Rocío Gil, ha apelado a la responsabilidad de todos los grupos y de los trabajadores de la institución por «sacar adelante las cuentas de 2020, pese a que éstas lleguen con retraso», y ha echado en falta «diálogo y consenso» con los municipios en su aprobación.

Para La Vall ens Uneix los presupuestos son positivos «en la apuesta por la continuidad de la autonomía local y respeto a la gestión municipal iniciada en la pasada legislatura», mientras que el portavox de Vox ha votado en contra por «falta de autofinanciación de los partidos o ayudas a entidades de índole cultural en lugar de poner el foco en temas más urgentes».

El presidente de la Diputación, Toni Gaspar, ha destacado la «sintonía general» de la mayoría de grupos políticos en la aprobación de los presupuestos y ha resaltado el «cambio de paradigma en el que los municipios dediquen a lo que consideren más importante, sin imposiciones».

El presupuesto incluye 70 millones de euros para las inversiones agrupadas en el SOM, 37 para el área de Medio Ambiente, que prevé nuevos programas de movilidad sostenible y actuaciones para luchar contra el cambio climático; y 19,2 millones para Servicios Sociales, con un incremento de 5,5 millones respecto a 2019.

Otras partidas significativas son los 22 millones para Cultura para mantener la oferta museística, teatral y de ocio y acercar la programación cultural a los pueblos más pequeños; y 42 millones para el área de Carreteras e Infraestructuras.

El Patronato Provincial de Turismo dispondrá de 4,5 millones, el Consorcio de Extinción de Incendios tendrá una dotación de 57,7 y Divalterra de 24,5 millones.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.