Desmantelan un punto de venta al menudeo en Vilamarxant dentro de la operación Black Point

drogasLa Policía erradica 11 puntos negros en la provincia y detiene a 36 personas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 36 personas en la operación Black Point para erradicar los diferentes puntos negros de venta de sustancias estupefacientes en la provincia de Valencia, practicándose 21 registros donde se han incautado más de 1.800 gramos de marihuana, cocaína, hachís, heroína, éxtasis y cristal y 11 puntos desmantelados, uno de ellos en Vilamarxant.

En uno de los domicilios se encontró también una plantación con 125 esquejes de marihuana y con el enganche fraudulento de electricidad. También se intervinieron 94.980 euros, siete teléfonos móviles y útiles para la manipulación de las sustancias

Las investigaciones se iniciaron a mediados de abril al tener conocimiento los policías que en unos determinados domicilios de la zona de la Malvarrosa y la Ciudad Fallera en Valencia y también en Torrent se podrían estar vendiendo sustancias estupefacientes.

Los investigadores observaron que en uno de los puntos, durante todo el día y hasta altas horas de la madrugada, desde varios pisos había vendedores que actuando como comerciantes en la calle salían a buscar a los compradores que pasaban por la calle y los acompañaban hasta su casa. Se trataría de una organización estructurada y cada uno tenía una función determinada. Los clásicos “aguadores” que se situaban en las entradas de las calles para detectar la presencia policial y dos clanes familiares que desde los pisos no solo menudeaban sino que abastecían al resto de integrantes de la organización.

Se localizó otro punto de venta en Torrent, en un local que realizaba su actividad de venta de sustancias como si de un establecimiento abierto al público se tratase comenzando la actividad a partir de las 12 de la mañana, así como tres domicilios en la Ciudad Fallera de Valencia donde supuestamente estarían vendiendo sustancias estupefacientes por personas pertenecientes a otro clan familiar.

Una vez establecido el correspondiente dispositivo policial al realizar las entradas y registros en la zona del Marítim algunas de las personas que posteriormente fueron arrestadas, fueron sorprendidas arrojando la droga por las ventanas de la parte trasera de los domicilios o intentando escapar. Los registros se realizaron de manera coordinada y simultánea, por las características de las viviendas al ser especialmente complicadas, se detuvieron “in fraganti” a la mayoría de los investigados en el interior de las casas, consiguiendo alguno de ellas deshacerse de las sustancias.

Se desmantelaron nueve puntos de venta de cocaína y heroína en el distrito de Marítim y se detuvieron a 19 personas. En los nueve registros se incautaron 126 gramos de al parecer heroína, 64 gramos de al parecer cocaína, 5.467 euros y cuatro básculas.

En la Ciudad Fallera los policías detuvieron a ocho personas como presuntas autoras de un delito de tráfico de drogas y practicaron tres registros donde se incautaron 333 gramos de al parecer marihuana, 25,30 gramos de al parecer hachís, 1.151 euros, siete móviles y tres básculas, además se localizó en uno de los domicilios una plantación con 125 plantas de marihuana.

En el registro de Torrent en el que se desmanteló un punto de venta se detuvieron a dos personas que se hacían cargo de las ventas, se detuvieron a los dos responsables de la organización y posteriormente a las otras siete personas integrantes que suministraban al local o guardaban las sustancias. Localizaron una caja fuerte en un pequeño cuarto a modo de almacén con 94 gramos de al parecer cocaína.

Como consecuencia de las investigaciones se realizaron ocho registros más en Torrent, Chiva, Aldaia, Vilamarxant y Valencia, en los que se incautaron 88.362 euros, 231 gramos de al parecer cocaína, mas de 1.500 gramos de al parecer hachís, mas de 61 gramos de al parecer éxtasis, 892 gramos de al parecer marihuana, 6 gramos de al parecer cristal, básculas y otros efectos de manipulación de la droga.

Uno de los modus operandi consistía en guardar la balanza en el buzón donde el futuro comprador la cogía y subía a casa, depositándola nuevamente en el buzón una vez había adquirido la sustancia.

 

No Comments Yet

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.