Comienza el montaje de Sororidad Serranía en el centro histórico de Valencia

A partir de mañana 27 de febrero comienza el montaje de la ruta Sororidad Serranía, el proyecto artístico de la asociación Hilando Vidas que llevan tejiendo durante un año 650 mujeres de los 18 municipios de la comarca de La Serranía.

A las 9 de la mañana se intervendrán las fachadas de la Diputació de València en la plaza de Manises y de la Conselleria de Igualdad, en la plaza Nules y por la tarde, se colocarán las piezas en Casa Vestuario y Palau Cerveró, sede de la Universitat de València en plaza Cisneros.

El 28 de febrero a la misma hora, los equipos de montaje instalarán las piezas del Palau de la Generalitat y MUVIM y por la tarde, el montaje culminará con la fachada del Museo del Carme.

La escultura vertical de gran tamaño sobre el centro de la plaza de La Crida quedará colocada la madrugada del 8 de marzo. Las piezas estarán expuestas entre 15 días y un mes. El visitante podrá encontrar dípticos en todas las instituciones que forman parte de la ruta.

La ruta Sororidad Serrranía se inaugurará a las 11h horas del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Cientos de personas se concentrarán en el puente de Serranos bajo el lema ‘Mujeres rurales, mujeres visibles’. El colectivo entrará a Valencia por la puerta histórica de la comarca y será recibido por una comitiva representativa de las instituciones participantes. Posteriormente, el grupo recorrerá el itinerario de la ruta artística.

Hilando Vidas, asociación nacida en Alcublas hace cuatro años, representa la soridad tejiendo hexágonos, forma básica de las colmenas de las abejas, ejemplo de trabajo en equipo. Los “panales” se cuelgan de las fachadas de edificios históricos para impregnar del aire nuevo de la hermandad entre mujeres los muros viejos de los palacios. Todas las piezas son iguales, pero todas son distintas dependiendo de las manos de la artista.

A través de todas sus instalaciones, la asociación rinde homenaje a las mujeres que no tuvieron oportunidades y que tejían sin sentirse importantes por hilar la vida de todos los que las rodeaban. Pero también utiliza el arte como altavoz para reivindicar un futuro mejor para las mujeres que lo tienen más difícil para desarrollarse como tales por el mero hecho de residir en pequeños pueblos de interior.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà