Desmantelan un cultivo de 3.000 plantas de marihuana en chalés de Vilamarxant, la Pobla y Serra

Detienen a tres mujeres y tres hombres de origen albanés y colombiano

La Guardia Civil y la Policía Nacional ha desarticulado una organiación criminal integrada por seis personas, tres hombres de origen albanés y tres mujeres de origen albanés y colombiano, que han sido detenidas y ha desmantelado un cultivo de 3.000 plantas de marihuana.

Los agentes se han incautado de 2.800 plantas con un peso de 361 kilogramos en tres plantaciones, y 361 kilogramos de marihuana tras efectuar seis registros en viviendas de Valencia, Chiva, Godelleta, Vilamarxant, Pobla de Vallbona y Serra.

A los detenidos, de edades comprendidas entre los 28 y los 45 años, se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico, lesiones, quebrantamiento de medida cautelar, usurpación del estado civil y falsedad documental.

La operación ‘Lavori’ que se ha desarrollado durante más de siete meses a través de vigilancias, seguimientos y un complejo análisis en torno a la organización dedicada al cultivo intensivo de marihuana a gran escala. Una vez identificados y localizados, los agentes detuvieron a seis integrantes en Valencia, Pobla y Serra.

Los investigadores averiguaron que la organización criminal alquilaba un elevado número de chalés de grandes dimensiones y con unas condiciones específicas que pasaban desapercibidos en varias urbanizaciones que eran acondicionados, hermetizados, aislados y ventilados a modo de invernadero intensivo de cannabis sativa y vigilados por los detenidos  las 24 horas del día.

Para evitar ser descubiertos, habían reacondicionado los chalés dotándolos de un avanzado sistema para neutralización el olor a marihuana que contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con paredes y puertas selladas con espuma poliuretano y silicona con juntas bien selladas, así como unainstalación compleja de red de extractores, aire y filtros de carbono «para eliminar los olores de la plantación».

Todos los chalés contaban con «un sofisticado circuito ilegal eléctrico» en el cual la corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores.

Por parte de la empresa suministradora se está cuantificando el perjuicio causado, estimándose que la defraudación podría superar los 100.000 euros,  así como evaluando el riesgo que suponían las instalaciones eléctricas montadas sin medidas de seguridad de ningún tipo.

Entre los registros destaca el llevado a cabo en un chalé en Chiva en el que se hallaron 1.300 plantas de marihuana en su interior (indoor), donde se cultivaba la droga, se trataba y preparaba en diferentes fases para su distribución con un sistema de producción industrial.

Los agentes hallaron en los diferentes registros, múltiples efectos para el cultivo, crecimiento y floración de la marihuana valorados en 160.000 euros y entre otros efectos han intervenido tres vehículos, 10 móviles, una máquina de contar dinero, 7442 euros en metálico, una báscula de precisión y dos envasadoras que tendría una valoración económica de más de 2 millones de euros.

Los detenidos y efectos intervenidos han pasado a disposición del Juzgado nº 4 de Requena que ha decretando el ingreso en prisión provisional de los seis arrestados.

No hi han comentaris

Deixar una resposta

El vostre correu electrónic no es publicarà.