La anguila debe volver al mar y la angula al río Túria

opinion

Robert Raga, alcalde de l’ajuntament de Riba-roja de Túria

Si alguna vez han tenido la ocasión, y el placer, de pasear y contemplar la belleza que el río Túria nos ofrece a diario por sus muchos kilómetros de extensión se habrán dado cuenta que una de las especies anfibias autóctonas que durante años ha sido una de sus principales habitantes, la anguila, ha pasado a tener un escaso protagonismo por culpa de las especies invasoras y por la falta de apoyo institucional. Desde que en 2015 el denominado Pacte del Botànic dio un vuelco al color político al frente de la Generalitat Valenciana, la recuperación de la anguila desde las diversas administraciones públicas ha sido un objetivo esencial. No solo se trata de aumentar la población de esta especie tan característica de nuestro río Túria como signo de identidad sino también de ayudar a preservar el ecosistema que lo envuelve.

Sin embargo, la falta de una conexión directa del Túria con el mar es un obstáculo insalvable para que este objetivo que tanto la Generalitat como el ayuntamiento de Riba-roja así como otros municipios de la ribera del río que los baña hemos tratado de encauzar con un esfuerzo enorme, con pequeños pasos pero firmes. Un pequeño repaso a la historia de esta especie de pez nos recuerda que nacen en el mar, penetran en el río durante su primeros años y, a continuación, vuelven al mar para reproducirse. Esa ausencia de contacto con el agua salada, y todos los beneficios que lleva aparejados, impide que la anguila complete su ciclo vital y, por tanto, pueda reproducirse correctamente. Por ello, desde la Generalitat, la asociación de municipios vinculados al Parque Natural del Túria y la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Túria hemos llevado a cabo, periódicamente, sueltas masivas de ejemplares de anguilas en diversos tramos del río con el objetivo de aportar un granito de arena más para que la proliferación de esta especie sea una auténtica realidad.     

El proyecto para la reproducción de anguilas a lo largo del río Túria pasa por la construcción de un canal ecológico que conecte directamente, otra vez, con el mar. Para ello, es necesario un canal de dimensiones suficientes para que la fauna existente pueda emplearlo como corredor fluvial y, de esta forma, esta especie en peligro de extinción evidente pueda volver a habitar las aguas de nuestro querido río Túria. Este canal garantizaría su función canalizadora ante posibles avenidas de agua, muy típica en determinadas épocas del año, con el carácter biológico del colector que podría garantizar la supervivencia no solo de esta especie sino de otras muchas. Mejorar la calidad de las aguas así como un control de las bacterias que lastran la vida de las anguilas son otras de las tareas pendientes que tenemos en el futuro más inmediato. Hace pocos días en Riba-roja hemos celebrado una jornada donde hemos abordado esta problemática con la participación de entidades ecológicas como la Coordinadora de Bosques del Túria, el ayuntamiento de Riba-roja y el de València, así como la Universidad Politécnica en la que nos hemos comprometido a continuar con este ambicioso proyecto que pretende revitalizar este espacio natural. Paralelamente, se ha puesto de manifiesto que la iniciativa que recientemente el Ayuntamiento de València ha presentado al anunciar la conexión del Parque Natural del Túria con la Albufera, mediante un nuevo corredor verde y sostenible, es absolutamente compatible con la desembocadura al mar que planteamos nosotros desde hace tiempo. Un estudio de la Politécnica avala plenamente esta pretensión que puede marcar un antes y un después en el devenir de las aguas que bañan los pueblos interiores valencianos.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà