San Antonio de Benagéber empieza otro año sin presupuestos

Ramón Orozco
Ramón Orozco

Ramón Orozco, Portavoz municipal Guanyem SAB

Un año más ha comenzado el ayuntamiento de San Antonio improvisando. De 2015 a 2019 prorrogó el presupuesto de 2013 porque el gobierno de AISAB y PSOE no tenía mayoría
suficiente para aprobarlos en solitario ni quiso negociarlos con la oposición. Esto supuso una sobrecarga de continuas modificaciones de crédito al personal técnico municipal. Y desde que gobierna con mayoría absoluta de AISAB, PSOE y Ciudadanos, tampoco se han aprobado antes del 1 de enero de cada año. Esto supone prorrogar el del ejercicio anterior y, nuevamente, sobrecargar al personal del ayuntamiento. No se comprende como sucede esto a un gobierno
que tiene mayoría absoluta…


La legislación dispone que el presupuesto debe presentarse al Pleno de la Corporación para su debate y aprobación, antes del 31 de diciembre del año anterior. ¿Quién elabora el presupuesto en San Antonio de Benagéber? El equipo de gobierno.


Sin embargo, el alcalde convocó un pleno extraordinario el día 30 de diciembre para aprobar la licitación de la piscina. Una piscina que, tras varios años parada, podría esperar unas semanas más. ¿Quién ha elaborado los pliegos con las condiciones de esta licitación? Una empresa externa, como en prácticamente todos los contratos que gestiona este ayuntamiento.


Para la piscina, el modelo de contratación elegido supone el pago de un “canon inverso”. Así pues el ayuntamiento pagará 4 M de euros a la empresa durante el periodo de explotación de 20 años con posibilidad de prórroga de uno más. Esto significa que además de las cuantías que debe pagar anualmente el ayuntamiento a la empresa adjudicataria, esta se quedará con la recaudación durante todo ese periodo. Con la gestión directa, en 2016, los gastos
fueron de 161.000 €, a lo que habría que restar las cantidades recaudadas por abonos y entradas.


Si analizamos las continuas externalizaciones de servicios, o privatizaciones, habría que sumar los largos contratos que se han aprobado en los últimos años como el de la basura a 8 años, el de la empresa de servicios eléctricos a 15, el préstamo para la construcción de la casa de la cultura a 17 años, limpieza, jardinería, etc…


El portavoz de Guanyem, Ramón Orozco recuerda que el equipo de gobierno ha sido noticia por los cuestionables adelantos de nómina de su alcalde de AISAB, D. Enrique Santafosta de 15.000€, el de su necesaria colaboradora, la concejala de Hacienda del PSOE, Dña. Marta Retamosa de 1.000€, y el del concejal de comercio de Ciudadanos, D. Daniel Nieto de 6.000€. Adelantos informados desfavorablemente por los dos interventores que han trabajado en el
ayuntamiento.


Y además sacan pecho, como si del presupuesto municipal dependiera, y se venden como propias las obras del nuevo colegio público de Montesano, el proyecto del nuevo centro de salud o la pasarela que conectara el pueblo.


Infraestructuras que son pagadas por la Generalitat Valenciana y que todos deberíamos saber que su financiación es autonómica porque son competencia de la Generalitat. La administración autonómica y provincial es consciente del crecimiento de nuestro pueblo y su entorno y apuesta por dotarlo de nuevas infraestructuras.


Orozco apostilla: “Nos alegramos de las inversiones que las administraciones hacen en nuestro pueblo porque son muy necesarias pero creemos que la ciudadanía debe tener claro de dónde vienen esos fondos.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.