Banner papereria Ruiz

Lo que más nos gusta en la cama

tienda erotica

Siempre que se habla de sexo, del placer íntimo, lo primero en lo que se piensa es en el acto, en el coito. La tradición y la evolución de la sexualidad y de la búsqueda del placer siempre han tenido una nota predominante marcada por el género masculino, lo que ha hecho que hablar de sexo sea hablar del coito.

Pero nada más lejos de la realidad. Perderse entre las sábanas y disfrutar de la pasión es algo que abarca un frente mucho más amplio que ese momento. De hecho, en las relaciones modernas puede que incluso no sea necesario. Hay muchas formas de disfrutar de la intimidad y de esos momentos de deseo.

Por supuesto, esto no quita lugar a las fantasías y a esos placeres que apasionan tanto a ellos como a ellas. La lencería erótica sigue siendo, sin ir más lejos, uno de los productos más vendidos en las tiendas eróticas. Porque a ellas les gusta lucir bien y a ellos les apasionan esas prendas.

Hay mucha idea preconcebida y mucha teoría que “se da por sentado” al hablar de preferencias sexuales. ¿Qué es lo que más gusta a las mujeres en la cama? ¿Qué vuelve locos a los hombres en la cama? Se han escrito ríos de tinta sobre esto, pero casi siempre con una visión sesgada.

Y como muestra, los datos. Una conocida marca de cosméticos eróticos realizó, en 2020, un estudio de lo más revelador. Sin ir más lejos, de un total de 2.000 personas encuestadas, poco más de un 6,5% afirmaba que prefería la penetración a la hora de tener relaciones íntimas. ¿Cifra baja? Por supuesto que sí, sobre todo teniendo en cuenta que cerca de un 67% prefería el sexo oral u otras prácticas.

Tiendas especializadas como easytoys.es lo saben, al igual que saben que las parejas cada vez tienden más a experimentar y probar cosas nuevas en la cama. Cada persona es un mundo, y dentro de ese mundo hay una miríada de gustos que pueden ser de lo más común a lo más inusual. Por suerte, las marcas del mundo erótico cada vez abren un abanico más grande de posibilidades para satisfacer los deseos más íntimos de mujeres y de hombres.

Vale, pero, ¿qué nos gusta más en la cama?

Lo cierto es que no hay una respuesta concreta. Lo que sí hay es un cambio de hábito que mira, directamente, a esa estructura de preliminares y lo que va después, a ese todo que ha conformado el acto sexual más tradicional. Porque la realidad es bien distinta, el placer es algo que se macera lentamente y se cocina con calma, porque debe saborearse.

Siguiendo los datos del estudio antes mencionado, realizado por la marca Bijoux Indiscrets, frente a ese casi 67% que prefiere lo oral, hay también casi un 27% que se decanta mucho más por las caricias y los besos. Realmente, no son cosas que se contrapongan, sino que más bien se complementan.

Porque es un todo lo que nos hace disfrutar de la otra persona y del placer. Todo forma parte de esto y todo puede gustar, o no. Los besos, las caricias, el contacto, hasta la seducción se engloba dentro del sexo y de estos gustos. Y parece una locura, pero las miradas, las insinuaciones, los contactos accidentales para conseguir un acercamiento. Todo entra en juego. Además, en los últimos años, se están popularizando cápsulas como libidoforte para que cualquier hombre pueda darlo todo en sus relaciones sexuales. 

Y, al final, todo puede gustar más o menos a los hombres y las mujeres. Todo forma parte de esas fantasías que muchos y muchas tienen o han tenido alguna que otra vez, y eso es innegable. El placer erótico es mucho más complejo, más amplio que esa explosión final. Lo tiene en cuenta absolutamente todo.

Los datos son los que son, pero, al final, todo depende de la persona. Hay quienes prefieren ir directamente “al grano” y disfrutan más así. Hay quienes no necesitan siquiera llegar al orgasmo para disfrutar del placer de las relaciones íntimas. El mundo es enorme, pero más grande es todavía la cantidad de preferencias que tienen hombres y mujeres cuando se trata de los placeres más íntimos.

Por eso, la clave es escuchar, prestar atención a los detalles y, sobre todo, no tener miedo a probar cosas nuevas. Con tantos juguetes con los que experimentar, tantas prácticas sanas que tantear y tanto que descubrir, limitarse a una sola porción de todo lo que proporciona el erotismo sería como mirar un paisaje desde una ventana en una pequeña habitación. Todo tan cerca, pero a la vez tan lejos.

¿Tienes pareja? Pregunta y escucha. ¿Tienes un ligue? Presta atención. Todo acaba fluyendo, pero lo hará con más facilidad si se hacen las cosas con calma y centrándose en que ambas partes disfruten de este juego.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.