El socialista Civera levanta la vara de mando que pasará a manos de Compromís en 2021

Manolo Civera y Joanma Miguel, tras firmar el ‘Acord de l’Almodí’. FOTOS: FRANCISCO MARTÍNEZ.

PSPV y la coalición firman el ‘Acord de l’Almodí’ dos horas antes del pleno

El ya alcalde de Llíria, el socialista Manolo Civera, ha levantado pasada la una de la tarde la vara de mando en Ca la Vila entre aplausos y algún «bravo» del público que abarrotaba el salón de plenos del Ayuntamiento. Finalmente, pese a que el pacto entre el PSPV y Compromís-Move se cerró contrarreloj esta madrugada, todo se representó según el guión establecido, con una dosis de suspense incluída.

Dos horas antes del pleno de investidura el propio Civera y el candidato de Compromís-Move, Joanma Miguel, estamparon su firma en el bautizado como ‘Acord de l’Almodí’ por el que ambos se turnarán en la legislatura recién nacida la vara de mando dos años cada uno.

Firmantes del ‘Acord de l’Almodí’ entre PSPV y Compromís.

El primer turno corresponde a los socialistas, en concreto desde hoy y hasta el 15 de junio de 2021. Ese día Manolo Civera deberá pasar el testigo a Joanma Miguel que será alcalde de Llíria hasta el final de la legislatura.

Así queda negro sobre blanco en el acuerdo que gira en torno a una docena de ejes, recoge proyectos concretos -no aparece el centro de menores- y crea la figura de la vicealcaldía que ostentará el que no sea el alcalde de turno y una junta de coordinación y una comisión de seguimiento del pacto.

Votación de la elección de alcalde.

Con el acuerdo de la izquierda bajo el brazo, tan solo quedaba la votación en el pleno de constitución de la nueva corporación. Una vez que los 21 concejales de PP, PSPV, Compromís y Ciudadanos prometieron o juraron el cargo se procedió a la elección del alcalde en la que Civera obtuvo los 11 votos que suman PSPV y Compromís-Move.

Precisamente la portavoz del partido de las urbanizaciones que concurre en coalición con Compromís, Elena Jiménez, pidió la palabra antes de la votación, lo que hizo temer alguna sorpresa, que no se produjo. En su intervención, denunció públicamente el «acoso» sufrido por las dos concejalas de Move por parte de diferentes partidos políticos «más allá del ámbito político».

El alcalde de Llíria, Manolo Civera con la vara de mando.

Jiménez dijo «compartir» la decisión de su socio y el pacto que se ha firmado con los socialistas que convertiría en alcalde a Civera la primera parte de la legislatura, pero pidó respeto por el trabajo de los concejales, autocrítica y trabajo en equipo.

Tras la votación a mano alzada, en la que la candidata del PP, Reme Mazzolari obtuvo los 9 votos de los suyos, el candidato de Ciudadanos, José Antonio Fombuena, el suyo, y el candidato socialista los 6 de su grupo y los 5 de los concejales de Compromís-Move, Civera fue proclamado alcalde por los próximos dos años.

No Comments Yet

Deixar un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.