200 años de Clarín

La Banda Primitiva de Llíria celebra hoy el bicentenario con un concierto especial

De cumpleaños está la sociedad de la calle del Médico Miguel Pérez en el barrio del Raval de Llíria. La Banda Primitiva de Llíria cumple 200 años de historia y lo celebra hoy con un concierto espectáculo enel acto central del bicentenario en el que se entregarán las Distinciones ‘Pare Antoni’.

Del Pare Antoni a la Banda Primitiva

En un antiguo convento franciscano, situado en el barrio del Raval de la ciudad, se fraguó una de las sociedades musicales más prestigiosas, no solo de la Comunidad Valenciana, si no también, de toda España. El fraile Antonio Abarracín Enguídanos, natural de Llíria, crea una sociedad musical con el objetivo de fomentar la cultura en un momento histórico convulso en la sociedad. Las epidemias, hambrunas e inestabilidad política que imperaban en las calles y este hecho hacen que este franciscano de tan solo 12 años de edad lleve adelante un proyecto de este calibre.

La “Música del Bombo”, así denominada en los escritos del Libro de las Deliberaciones de la Venerable Orden Tercera del Carmen de la Vila de Llíria de 1822, aparece por primera vez nombrada esta sociedad, aunque no se halla estipulada su fundación exactamente, este documento plasma como 1819 el inicio de la contratación de su música.

Con el tiempo la asociación se va transformando y esto hace que tome diferentes denominaciones. En 1848, la “Música Vella” es el nombre que hace referencia a su mágica, aunque hasta 1858, la agrupación no toma el nombre de “Banda Primitiva de Llíria” o popularmente conocido como “El Clarín”.

El Certamen de 1888

Con casi setenta años de vida, la agrupación musical va tomando forma y relevancia en la sociedad. Ya no se compone de un pequeño grupo de educandos, sino que ahora, la formación cuenta con más de cincuenta integrantes que con el tiempo hace la música un elemento indispensable de su vida.

Ante esta situación la dirección de la Banda Primitiva decide presentarse a un certamen musical celebrado en la capital levantina. En 1888, se funda el certamen internacional de música de Valencia, un concurso que distinguía entre bandas civiles y militares; y que premiaba con una cantidad de 1.200 pesetas.

El “Clarín” de Calvo se proclamó campeón de dicho evento y puso por primera vez el nombre de la agrupación en lo más alto. Con este galardón, la Banda Primitiva de Llíria se consagra como la única sociedad musical en levantar este certamen en los tres siglos de historia, en el XIX, XX y XXI.

La fragmentación y la exposición de Barcelona Con el final del primer siglo de vida, la asociación sufre una gran crisis interna. Problemas derivados con el ayuntamiento de aquella época y la contratación de una banda militar para los actos locales provocaron la fragmentación de una sociedad que cumplía ya noventa años de vida. Así pues, años previos a 1903, la segregación de músicos de la “Primitiva”, fundan la otra banda de la ciudad, la Unión Musical de Llíria.

Con la explosión de la «Música nueva» y algunos años convulsos en la sociedad, la primera década del nuevo siglo se recuerda como una de las peores épocas de su bicentenaria historia. Aunque todo da un gran cambio a partir de la celebración de la exposición internacional de Barcelona del año 1929.

La participación de «La Primitiva» en este gran certamen en la ciudad Condal será recordada para siempre por todos los clarineros. La victoria de la banda dirigida en aquella época por el maestro Llopis fue de gran apogeo por conseguir el primer gran premio fuera de tierras valencianas y ante la otra banda de la ciudad.

El teatro, las musas y la bandeta

La década de los cincuenta significó para el Clarín un gran cambio hacia la modernidad. En 1951 se construye el gran teatro- sala de conciertos. El arquitecto Bartolomé Sabater Silvestre diseñó un espacio con casi un millar de localidades, coronada por una monumental lámpara, regalada por el propio constructor y acondicionada para cualquier tipo de actuación.

Tan solo un año más tarde, en conmemoración del primer aniversario del nuevo teatro, la junta directiva decide adjudicar el cargo de Clarinera Mayor y Reina de la Música, junto a su corte de Honor, a diferentes jóvenes afiliadas de la sociedad, formando así, el acto principal del calendario anual en La Primitiva.

En el año 1953, el Clarín decide crear una agrupación musical destinada para los más jóvenes educandos. Con el objetivo de orientar y formar en grupo, la sociedad crea la Banda Juvenil en el que a lo largo de su historia ha conseguido levantar diferentes certámenes como el de L’Eliana, Alcàsser, Oliva o Valencia. En este mismo tiempo también se da un gran giro a la escuela de música con una organización semejante a las de los conservatorios.

La era Malato

Premios conseguidos a parte, la década de los sesenta y la mitad de los setenta, sin lugar a dudas, se considera la época dorada de la Banda Primitiva de Llíria. La llegada del gran maestro Malato, en el octubre de 1960, significó un gran cambio de entender, estudiar e interpretar la música.

Bajo su batuta, «El Clarín» consiguió en tan solo quince años, diez primeros premios y siete menciones de honor en el Certamen Internacional de Valencia. Aunque lo que marcó un antes y un después, fueron los dos campeonatos del Mundo en el World Music Contest de Kerkrade, Holanda, en 1962 y 1966, consiguiendo dos medallas de oro del concurso y una Bandera de la ciudad tulipán.

La época democrática

La llegada de la democracia la Banda Primitiva empieza a tener una gran transcendencia en el extranjero. En el año 1981, «la Banda grande» viaja a Nueva York en los actos conmemorativos del Día de la Hispanidad, diez años más tardes vuelve a cruzar el charco hasta Los Ángeles para celebrar el V Centenario del Descubrimiento de América en el Torneo de las Rosas de Pasadena o en el 2002 el Clarín realiza una gira de conciertos, inédito hasta el momento por banda española en las ciudades chinas de Pequín y Shanghai.

En la actualidad, la Primitiva cuenta con más de 500 socios, con cinco agrupaciones culturales orquesta sinfónica, Banda Juvenil, Coral Polifónica, Grupo Teatro El Clarín» y la gran Banda Primitiva de Llíria, más de medio centenar de premios, tanto nacionales como internacionales, y un gran patrimonio tanto material como inmaterial.

Este 2019, la sociedad cumple 200 años de historia donde el nombre de la sociedad del barrio del Raval de Llíria sigue rindiendo homenaje al Pare Antoni, al maestro Malato y a todas las personas que forman de una sociedad bicentenaria que seguirá al ritmo de sus notas haciendo lo que mejor saben, música.

No Comments Yet

Deixar un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.