Riba-Roja clausura una discoteca por funcionar sin licencia con siete infracciones

La Audiencia Provincial juzga a los acusados de violar a una joven a la que habían conocido en este centro de ocio

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha procedido al cierre inmediato y a la clausura de una discoteca situada en la localidad por carecer de la preceptiva licencia de apertura y actividad para su correcto funcionamiento y por cometer hasta un total de siete infracciones calificadas como leves en la ley de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos.

Así lo ha indicado el consistorio en un comunicado en el que ha detallado que el centro de ocio está enclavado en el acceso norte de la localidad junto al parque natural del Túria que funcionaba como ‘after’ para los jóvenes del municipio, de la comarca del Camp de Túria y del cinturón metropolitano de València a pesar de que carecía de los permisos administrativos pertinentes para su funcionamiento.

Tras diversos requerimientos y varias inspecciones municipales, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha clausurado la discoteca por carecer de los permisos que obliga la legislación vigente cuya ausencia son motivo y del cierre y, además, por infringir siete infracciones calificadas como leves en el artículo 50 de la ley autonómica de espectáculos públicos y actividades.

Los preceptos que no se cumplían son la falta de limpieza de los aseos y los servicios; la no comunicación del cambio de titularidad; la falta de cartel indicativo de la existencia de hojas de reclamaciones, la falta de las mismas o su negativa a facilitarlas; la falta del cartel indicativo sobre los datos del titular del establecimiento o facilitarlos a sus destinatarios; la no exposición de la licencia o autorización en lugar visible; la falta del cartel en lugar visible donde se prohíbe la entrada a menores; y la falta del cartel donde consta el horario de apertura y cierre. El titular del establecimiento no ha presentado ninguna alegación oficial al respecto.

Además, un informe del ingeniero municipal avala el cierre o clausura de la discoteca decretado por el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria prevista en el artículo 44 de la ley autonómica de espectáculos cuando concurre en la misma «alguno de los supuestos de urgencia o protección provisional de los intereses implicados y antes de iniciar el preceptivo procedimiento sancionador».

Estos días se juzga en la Audiencia de Valencia a tres jóvenes acusados de una violación múltiple a una joven de 19 años ocurrida en junio de 2012 en un piso de Valencia y a la que habían conocido en la discoteca que ahora ha cerrado el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria y en la que la víctima trabajaba como relaciones públicas. Para dos de ellos la Fiscalía solicita nueve años de cárcel mientras que para el tercero reclama otros seis años, al considerar que se aprovecharon de la situación de la víctima tras ingerir diversas bebidas alcohólicas.

“Tolerancia cero”

El equipo de gobierno de Riba-roja de Túria -PSPV, Compromís y EU- han subrayado que el decreto de cierre «se toma de acuerdo al incumplimiento de los preceptos contenidos en la ley y tras los múltiples requerimientos al titular del mismo, con el aval de los servicios municipales y con el convencimiento de que actuamos contra un foco continuo de problemas y quejas vecinales».

El cierre de esta discoteca se añade a otra en el 2016 en el polígono de la Reva, en una zona conocida como Bassa de Poio, que ocupaba una parcela municipal de 16.592 metros cuadrados tras las múltiples quejas de los vecinos por ruidos y molestias.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha aludido a «la tolerancia cero» del actual gobierno local «contra aquellos que infrinjan la legislación vigente o atenten contra la convivencia de los vecinos, sin ningún tipo de distinciones a lo largo de esta legislatura y así actuaremos de forma decidida en lo que resta de mandato».

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.