Riba-roja protege cuatro oliveras de 350 años

olivera

Los ejemplares están en el barranco de Porxinos

El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado por unanimidad la inclusión de cuatro árboles,  que rondan o superan, según los casos, los 350 años de edad, en el catálogo de arbolado monumental local que alcanza los 46 ejemplares.

Los cuatro ejemplares están situado en el barranco de Porxinos aunque en propiedad privada con el que se ha llegado a un acuerdo para formar parte del nuevo Catálogo de Árboles Monumentales de la Comunitat Valenciana.

Los técnicos del programa municipal EcoRiba han estudiado las características y singularidades de los cuatro ejemplares de especie olivera cuya edad se aproxima o supera los 350 años de edad, ya que dos de ellos poseen un perímetro de tronco de 3’77 metros, mientras que los otros alcanzan ya los 3,90 y los 4,09 metros, respectivamente. Los científicos fijan en 3,88 metros de perímetro el número a partir del cual se puede considerar que un árbol alcanza o supera los 350 años.

Esta nueva protección se une a los 16 ejemplares que se protegieron en noviembre del pasado año y a los otros 26 que se efectuaron en marzo de 2017 y que por sus características físicas son merecedoras de esta calificación administrativa que, en la práctica diaria, les coloca a salvo de cualquier actuación o programa urbanístico que en un futuro pudiese poner en riesgo su supervivencia como especie.

De esta forma, pasarán a engrosar el catálogo oficial dependiente de la Conselleria de Medio Ambiente, tras obtener una evaluación positiva de la Comisión del Arbolado de ámbito autonómico. Además, todos los ejemplares que ahora se han unido al catálogo han recibido, previamente, un estudio por parte del departamento técnico de Medio Ambiente y un informe del área de jardinería y paisaje municipales, todos ellos incluidos en el programa EcoRiba cuya principal misión pasa por poner en valor el patrimonio ambiental y ecológico del municipio.

Entre los árboles que forman parte del citado catálogo destacan  una palmera datilera de la Bassa de Poio I, un pino canario del Barranc dels Moros, un chopo negro del camino de la Rambla Redona (Mas Toni Vicent), pino pinastro de la Bassa de Poio, un araar de la Bassa de Poio I, un pino carrasco de la Bassa de Poio I o un ciprés fúnebre de la Bassa de Poio, entre otros muchos.

El catálogo de árboles monumentales ha sido realizado por los departamentos de jardines y medio ambiente del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria, Antonio Morales, Felipe García, Marcos Morales y los técnicos del Centro de Investigaciones y Estudios Forestales (CIEF) Ricardo Barberá y Raquel Herreros.

El catálogo elaborado por el consistorio permitirá la creación de una ruta turística global que permitirá próximamente a los visitantes de Riba-roja contemplar la belleza y la riqueza ambiental en numerosas zonas y partidas del término municipal, especialmente en los parques, los jardines y las masías antiguas en cuyas áreas existen numerosos árboles de interés natural.

 

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.