Riba-roja blindará el Castell para evitar su «politización» tras los altercados en un acto de ERC

El Castell de Riba-roja está declarado Bien de Interés Cultural.

El pleno condena los insultos y amenazas a los ediles de Podemos y EU y a los asistentes a la presentación de un libro

Todos los partidos políticos de Riba-roja, excepto Vox, han aprobado una moción del PSPV en la que insta al equipo de gobierno socialista a modificar la normativa sobre el uso del Castell para que «no pueda ser objeto de polémicas estériles en un espacio calificado BIC».

La resolución apoyada por el PSPV, PP, Compromís, Podem Riba-roja, EU y Ciudadanos se ha adoptado tras los altercados que se vivieron el 25 de enero en el transcurso de la presentación del libro ‘Llibres contra la representació’ organizado por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en la que la concejala de Podemos y el edil de EU sufrieron «insultos, amenazas y otros comportamientos intolerables, según los informes de la Policía Local».

 La propuesta subraya que “ni nuestros representantes políticos de la corporación ni las fuerzas de seguridad cpueden ser objetos de ningún comportamiento violento o vejatorio”, por lo que exhortan al ayuntamiento a una revisión sobre el uso de este edificio protegido como bien de interés cultural.

Asimismo, la resolución condena «las vejaciones, insultos y amenazas dirigidas a las y los concejales de la corporación municipal y el menosprecio e insultos a la Policía Local y Guardia Civil realizados en dicho acto y redes sociales” ya que, “no pueden ser objetos de ningún tipo de comportamiento violento o vejatorio”.         

El grupo socialista afirma que el acto organizado por ERC y animado por diferentes partidos y colectivos no afines a sus ideas “ha provocado unas tensiones innecesarias y un alarmismo social que ha conducido a actitudes indeseables por algunos de los asistentes hacia las fuerzas del orden y hacia representantes de la corporación”.

Desde el Ayuntamiento se advirtió antes del acto que este “no guarda relación con el ayuntamiento ni con el equipo de gobierno” y que la solicitud se tramitó “igual que lo ha hecho con otras entidades políticas o de otra índole, en el pasado, cumpliendo así con la normativa municipal” para la cesión de las instalaciones como la del Castell aprobada en el año 2004. Tras la revisión de la documentación acreditada por los técnicos en el acto del 25 de enero “los solicitantes cumplen todos los requisitos exigibles para que se tramite la solicitud, siendo obligatorio su cumplimiento por parte del ayuntamiento”, aclararon estas mismas fuentes.

2 Comentaris
  1. Amb aquesta mesura no s’aconsegueix res. Al contrari els feixistes eixiran més forts, han aconseguit el que volien, posar la por al cos a la gent. La mesura s’acosta més a la censura que no a la llibertat d’expressió. Els que varen insultar o amenaçar a la gent no varen ser els organitzadors de l’acte, si no els que estaven fora amb un permís que no s’hauria d’haver donat ja que tots sabem a que anaven. Ara, encara es sentiran més forts i faran el que els done la gana: amb el feixisme cap concessió.
    Per cert l’alcalde grava un vídeo el dia abans donant suport a la llibertat d’expressió i dient que el castell està obert a tot el poble, i ara es retracta? por o pressions d’algú?

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.