El ayuntamiento de València apuesta por quemar las fallas

El consistorio busca una alternativa que encaje con Sanidad

El Ayuntamiento de València estudiará, en consenso con el mundo fallero, una alternativa para quemar los monumentos falleros que «encaje» con las medidas establecidas por las autoridades del Ministerio y de la Conselleria de Sanidad.

Así lo ha anunciado este miércoles el alcalde, Joan Ribó, en una rueda de prensa junto al concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera (JCF), Carlos Galiana, y la vicealcaldesa, Sandra Gómez, quienes ha valorado la «dolorosa» decisión de la Generalitat de aplazar las fiestas y han coincidido en la afección económica que supondrá para la ciudad.

Por ello, ha hecho un llamamiento a «ir todos juntos» y trabajar para encontrar una solución «que encaje con las reglas sanitarias y en consenso» con el mundo fallero, para lo que se estudian «todas las alternativas» y donde ve «imprescindible» la ayuda del Gobierno, la Generalitat, las diputaciones e incluso la Unión Europea.

El concejal de Cultura Festiva ha manifestado que los monumentos falleros «se han de quemar por su propia idiosincrasia» y que lo que se tiene que valorar es «cuándo y cómo», y ha hecho un llamamiento al mundo fallero para recomponerse y hacer «lo que hacemos en Fallas: quemar y renacer».

Ribó ha informado de que a las 20.22 horas, el president de la Generalitat, Ximo Puig, le comunicó la decisión de suspender las Fallas, lo que le llevó a cancelar su agenda y convocar un gabinete de crisis, con los grupos de gobierno, la oposición y la representación fallera.

«Nos ha consternado como ciudad pero la salud y la seguridad debe primar», ha apuntado el alcalde, que ha justificado que no había acudido a la Mesa Interdepartamental de Coordinación ante el coronavirus convocada por Ximo Puig porque no estaba invitado aunque consideró que, ante su importancia, debía ir Galiana.

Ha asegurado que en los últimos días el Ayuntamiento ha hecho un «doble esfuerzo» por mantener «tranquila a la población y seguir con la programación fallera» y dibujar un «escenario alternativo ante una crisis sanitaria que es nueva no solo en València ni en España, sino globalmente».

Según Ribó, barajan varias alternativas en «consenso» con el mundo de las fallas aunque ha señalado la importancia de «no especular antes de tener el visto bueno de las autoridades sanitarias».

De hecho, el Ayuntamiento propuso la suspensión o aplazamiento solo de los actos más masivos, pero las directrices científicas han aconsejado una actuación global, que afecta a todo el calendario fallero, el oficial y el de todas las comisiones de la ciudad.

El alcalde ha subrayado la «absoluta lealtad con las diferentes Administraciones» en la toma de una decisión «difícil y muy compleja» aunque se ha mostrado convencido de que encontrarán «una alternativa viable».

Para Ribó, el aplazamiento supone «un golpe emocional muy duro para la ciudad pero también un golpe económico» por todos los sectores que se ven afectados, y ha anunciado la convocatoria de la Mesa de Diálogo Fallero para «abrir un abanico de posibilidades para hacer frente a la situación».

Entre otras medidas, ha propuesto la posibilidad de que se aplace el pago de impuestos para los sectores afectados y ha reclamado, ya que se trata de una crisis que trasciende las fronteras de València como municipio, la implicación del Gobierno, la Generalitat, las diputaciones e incluso, de la Unión Europea.

Ha anunciado que este jueves se reunirá la Junta Local de Protección Civil y esta semana se convocará una reunión del Comité de Seguridad Laboral, que el Consejo Escolar transmitirá todas las decisiones que la Generalitat adopte y que se seguirá con las medidas que se habían iniciado como el refuerzo de la desinfección de las líneas de la EMT y sus modificaciones.

La vicealcaldesa ha hecho especial referencia a la afectación del sector turístico, desde los grandes hoteles a los pequeños restaurantes y comercios, que «necesitan el mes de marzo para cuadrar sus cuentas», y ha anunciado que ya empiezan a trabajar en medidas «que ayuden a paliar las consecuencias de la suspensión».

«Queremos agradecer la voluntad de la Generalitat y el Gobierno de facilitar aquellos recursos económicos y medidas necesarias que nos ayuden a minorar el impacto de esta decisión en todos los sectores implicados y vinculados a la fiesta fallera», ha añadido. 

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.