Todos los partidos, incluido el PP, crean una comisión para investigar el PAI de Porxinos

PSPV, EU y Compromís votan en contra de la moción de Podemos para blindar el paraje de Riba-roja de Túria

El pleno de Riba-roja de Túria acordó ayer crear una comisión  integrada por todos los partidos políticos para investigar el PAI de Porxinos anulado por el Tribunal Supremo. Donde no hubo acuerdo fue a la hora de blindar el paraje frente a nuevas aventuras urbanísticas incluyendo los terrenos en el Parque del Túria. El equipo de Gobierno -PSPV, EU y Compromís, votaron en contra de la moción de Podemos, que también fue rechazada por el PP y Ciudadanos.

El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria acordó ayer por unanimidad de todos los grupos la creación de una comisión de investigación del PAI de Porxinos formada por todos los partidos políticos con representación en el pleno, tanto del gobierno como de la oposición: PSPV, Compromís, Esquerra Unida, Podem Riba-roja, PP y Ciudadanos.  

El objetivo de esta comisión, según explicó el alcalde, Robert Raga, es investigar si hubo “prevaricación y tráfico de influencias” en la tramitación del PAI que en abril de 2005 firmaron el entonces alcalde, Francisco Tarazona, del PP, y la mercantil Litoral del Este – vinculada al Valencia- para la creación de la futura ciudad deportiva, un campo de golf y la construcción de 2.440 viviendas.

El equipo de Gobierno de Riba-roja de Túria considera “grave” las consecuencias que para las arcas municipales podrían derivarse tras la sentencia del Tribunal Supremo que anula el acuerdo municipal de 2005 y, por tanto, también la ratificación de la Comisión Territorial de Urbanismo sobre la homologación y el plan parcial de Porxinos.

El texto aprobado por el pleno municipal subraya que la anulación del plan “es un hecho grave que podría traer consecuencias para el ayuntamiento y el pueblo” y añade que el objetivo principal de la iniciativa es “averiguar qué ha sucedido y cuáles han sido las causas que han desembocado en la situación actual, por ello parece oportuno crear una comisión especial para la investigación de todo el proceso seguido”.

Robert Raga, ha afirmado que con esta comisión “cumplimos el compromiso que adquirimos los partidos firmantes del pacto de gobierno de esclarecer todos los extremos y todas las claves de este polémico programa urbanístico que en su día el ex presidente del Valencia Juan Soler tildó de pelotazo”.

El socialista avanzó que “reclamaremos las responsabilidades políticas y jurídicas a que hubiera lugar; no en vano, el ex alcalde Francisco Tarazona alardeó de las bondades de este plan que la justicia ha tumbado y sin olvidar que la actual candidata del PP María José Ruiz fue miembro del gobierno del Partido Popular”.

Raga advirtió que “actuaremos con total equidad y aplicaremos el sentido común para defender los intereses generales de los ciudadanos de Riba-roja sin ningún tipo de revanchismo buscando siempre la verdad y la total seguridad de que se depurarán todas las responsabilidades”.    

El alcalde recordó que en la tramitación y gestión del programa urbanístico de Porxinos “se han obtenido suculentos beneficios económicos por parte de propietarios y empresas y es la hora de que nuestros vecinos sepan con luz y taquígrafos el nombre y apellidos de todas esas personas que, aprovechando la posible instalación de la ciudad deportiva, han hecho un negocio”.

El pleno aprobó también la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia valenciano en las que se desecha el citado PAI de Porxinosn formado por cerca de 1,2 millones de metros cuadrados que se reclasificaron para llevarlo a cabo y su reversión al estado original.  

Donde no hubo acuerdo fue en el blindaje de los terrenos para protegerlos de futuros planes urbanísticos. Los tres partidos del Gobierno municipal: PSPV, EU y Compromís votaron en contra de la moción presentada por Podemos para incluir Porxinos en el Parque del Túria. También rechazaron la propuesta PP y Ciudadanos.

Un voto que deja la puerta abierta a futuros planes urbanísticos en esos mismos terrenos y que se justifica, según el portavoz de Podemos, Rubén Ferrer, en “la subordinación de los intereses naturales al dinero”.

Ferrer ha expresado su extrañeza por el hecho de que EU y Compromís “hayan secundado al PSPV porque han defendido siempre que Porxinos sea parque natural”. De los socialistas, matiza que “no me extraña tanto” el voto en contra de la moción ya que “han mantenido una actitud ambigua. Querían defender el paraje pero hacen guiños al Valencia CF”.

El equipo de Gobierno y Ciudadanos justificaron su rechazo en la necesidad de elaborar un informe jurídico y económico sobre las consecuencias generadas de la inclusión de esos terrenos en el Parque del Túria.

Respecto a la postura del PP, Ferrer se empleó con dureza ya que “me indignó que ahora digan que no apoyaría el plan cuando con su irresponsabilidad se han gastado el dinero y nos han descapitalizado. Además, a ver en este momento a quien iban a encontrar que quisiera urbanizar estos terrenos”.

El portavoz de Podemos ha subrayado la importancia de la comisión de investigación para poder conocer en qué se gastaron “sin control” los 22 millones de euros que recibió el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria del Valencia CF en los últimos diez años en base a un convenio y que el club podría reclamar ahora.

Este convenio, suscrito en su día por el club y el consistorio, se sacó a última hora de la propuesta de acuerdo que inicialmente contemplaba acatar la sentencia y considerarlo roto. Para Podemos, esta maniobra “no tiene sentido porque si no existe el PAI, el convenio tampoco”, lo que interpretó como “un guiño más al club”.

No hi ha comentaris

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

logo infoturia roig

InfoTúria Periòdic del Camp de Túria · C/Belgrado, 17 · La Pobla de Vallbona · Tel. 962744555

Contacta amb InfoTúria ací

Llicència CC 3.0
Segueix-nos en