Vivir escalando

escalada

Jaume Peiró y Álex González retoman sus expediciones tras la crisis del covid

Jaume Peiró y Álex González, a pesar de sus 20 y 18 años, ya han recorrido medio mundo entre montañas. Esta pareja, que mañana pondrá rumbo a Perú, ha hecho de la escalada su estilo de vida. «Trabajamos para poder viajar y viajamos para poder escalar. Vivimos escalando», afirma el alpinista de la Pobla de Vallbona, donde se inició con cinco años en esta disciplina en rocódromos de la localidad.

El estallido de la pandemia del covid en marzo del pasado año frustró la expedición que debía llevarles por Perú, Brasil y Bolivia a lo largo de los tres meses de varano. Una aventura que ahora retoman pero en versión reducida de tres semanas sólo por Perú.

Entre los objetivos de su actividad está poder llegar a vivir exclusivamente de la escalada, el alpinismo y de la creación de contenido para divulgar sus experiencias y además visibilizar el colectivo LGTBIQ dentro de este deporte. «A la gente le gusta lo que hacemos porque son vivencias bonitas y motivadoras», reconoce.

escalada la pobla

Esta búsqueda de experiencias ha llevado a Jaume y a Álex, que se mueven entre la Pobla y Madrid, a Francia, Italia, México, Estados Unidos, Chile o Argentina, Jordania, Marruecos o Grecia. «Hemos terminado la formación como técnicos deportivos para poder ser guía de escalada y vivir de esto, pero de momento tenemos que tener segundos trabajos», apunta.

Jaume, que pertenece al club Asociación Quercus Camp de Túria, reconoce que hay muy poca gente en la comarca que haya escalado a este nivel por encima de la barrera de 6.000 metros. Pese a su juventud, ya tienen en sus piernas el Montblanc, Cervino, la Torre Norte en Patagonia, Taghia, en el atlas marroquí, el Sendero Luminoso, o las cuatro caras del Naranjo de Bulnes en 9 horas.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.