Investigada una cuidadora de una fundación por usar la tarjeta bancaria de un discapacitado

guardia civil

En la operación Kasak equipo de delitos informáticos de la Guardia Civil

El Equipo EDITECO de la Guardia Civil de Llíria en el marco de la operación Kasak ha procedido a la investigación de una joven de 20 años que trabajaba como voluntaria de una fundación sin ánimo de lucro de Valencia y que asistía y tutelaba a personas con discapacidad intelectual.

El inicio de las actuaciones policiales se debió a la denuncia interpuesta por la familia de la persona tutelada, al percatarse de unos cargos habidos en la tarjeta bancaria que le facilitaban a su hijo para situaciones de emergencia, detectando diversos cargos en su cuenta.

El equipo de delitos informáticos de la Guardia Civil de Llíria se comprueba a que los realiza la propia cuidadora del menor, certificando su identidad a través de la propia fundación donde trabajaba como voluntaria.

La voluntaria llevaba conviviendo cinco meses en un domicilio tutelado por la fundación junto con varios discapacitados dentro de un programa para fomentar la vida autónoma e independiente de éstos. Valiéndose de su posición y de la confianza que depositó el joven y su familia en ella, influyó manipulando a la persona que estaba bajo sus cuidados, para que le facilitase el medio de pago que tenía para urgencias. No encontrando nunca oposición por el joven quién por su discapacidad, no fue capaz de demostrar su voluntad, al carecer de la noción del dinero y del concepto de  tarjeta de débito.

La investigada vinculó la tarjeta a su teléfono móvil, haciendo uso de la misma para gastos personales meses después de que ya no fuese la encargada de la tutela de la victima como servicios de alquiler de coche con conductor para irse de compras a costa de la persona que tenía a su cuidado.

Contraviniendo la cuidadora los valores morales y el sentido del voluntariado que por definición significa el desinterés de la persona que lo ejerce e infringiendo además el código deontológico de la fundación, que prohíbe la utilización del dinero de los atendidos o tutelados por los voluntarios, aún siendo para gastos comunes que se produjesen en la convivencia en sus pisos, existiendo para este tipo de devengos una cuenta facilitada por la propia fundación.

Por todo ello el equipo de delitos informáticos de la Guardia Civil de Llíria, procedió a la investigación de la cuidadora como autora de un delito de estafa por el uso no autorizado de la tarjeta bancaria de la víctima.

Las diligencias instruidas han sido entregadas al Decanato de los Juzgados de Lliría.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà