Vitroglass

Los padres de la escoleta de Nàquera se oponen a llevar a sus hijos a la biblioteca durante las obras

Los partidos de la oposición acuden a la manifestación

Las familias de los 90 niños de entre 0 y 3 años que acuden a diario a la escoleta de Nàquera y concejales de los partidos políticos de la oposición -PSPV, PP e IVIN-Compromís- se han manifestado esta tarde a las puertas del Ayuntamiento para expresar su rechazo a la decisión del Gobierno local de trasladar provisionalmente la guardería al edificio Vinyes mientras se ejecutan las obras de cimentación del inmueble afectado por grandes grietas.

Con pancartas en las que se podía leer «si no hay escoleta, tampoco hay biblioteca», los padres de los escolares afectados han mostrado su firme oposición a llevar a sus hijos a la actual biblioteca municipal porque consideran que el edificio no reúne las condiciones adecuadas para la seguridad de los pequeños.

Entre otros aspectos, tal y como se mostraba en otra de las pancartas, el edificio Vinyes tiene tres pisos con escaleras y carece de salida de emergencia, a pesar de que el equipo de Gobierno asegura que lo acondicionará antes del traslado para garantizar la seguridad de los alumnos.

Los padres afectados por el futuro cierre de la guardería -que avanzó InfoTúria.com- proponen como solución provisional mientras se llevan a cabo los trabajos para reparar el edificio de la escoleta que el Ayuntamiento alquile aulas prefabricadas para instalarlas en la plaza Jaime I, como han estado los alumnos del colegio público Emilio Lluch durante la construcción del nuevo centro.

Otra de las opciones que han trasladado en la manifestación es que se lleven a cabo las obras en la guardería durante los meses de verano, de junio a septiembre, que cuando menos afluencia de niños hay.

Una solución, de momento inviable, porque el Ayuntamiento tiene que ejecutar las obras antes de abril si no quiere perder la subvención de 30.000 euros obtenida de la Diputació de València para este proyecto en el año 2018.

En este sentido, tanto las familias afectadas como los grupos de la oposición han criticado que la decisión ha sido aoptada de forma «unilateral» por parte del equipo de Gobierno «sin consultar y ni siquiera informar a nadie».

Desde el PSPV, la concejal Rebeca Ibáñez, ha explicado que lo que se aprobó en un pleno fue la transferencia de crédito de 40.000 euros para poder acomenter las obras -que se debían sumar a la subvención-, pero que en ningún momento se votó el traslado.

Los afectados han presentado por registro de entrada del Ayuntamiento las firmas recogidas hasta ahora contra el traslado al edificio Vinyes, que prácticamente son todas las de los representantes de los escolares y han solicitado una reunión con el alcalde y con los técnicos que han avalado el traslado.

Por su parte, el alcalde de Nàquera, Damián Ibáñez, ha alegado que la reubicación de la guardería en el edificio que alberga la biblioteca cuenta con el visto bueno de la Conselleria de Educación que se basa en el informe de los técnicos municipales.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà