Elevadores domésticos y salvaescaleras para adaptar viviendas

elevadores domesticos

Atender a personas con movilidad reducida es prioritario para asegurarles una completa autonomía a la hora de desplazarse entre pisos y desniveles. Adaptando unas escaleras, tanto en viviendas particulares como en el exterior, garantizamos la accesibilidad y la igualdad de oportunidades.

Mediante la instalación de un dispositivo de elevación, como una plataforma o una silla salvaescaleras, las barreras arquitectónicas son mucho más fáciles de superar. De esta forma, mejoramos la calidad de vida de las personas a la vez que invertimos en comodidad y seguridad.

Tipos de soluciones salvaescaleras

En la mayoría de espacios urbanos, la instalación de rampas parece ser la forma más común para superar escaleras o desniveles. Sin embargo, existe un inconveniente: las rampas requieren de un gran espacio para que la pendiente no sea muy pronunciada y su uso sea peligroso.

Por su parte, los elevadores eléctricos son la solución más cómoda, segura y sencilla para sortear obstáculos como escaleras o pisos.  Existen diferentes tipos de elevadores mecánicos como las sillas fijas, las plataformas o las orugas.

Silla salvaescaleras

Las sillas fijas representan una opción eficaz para desplazarse entre pisos, sobre todo en viviendas con escaleras. Las personas que presentan movilidad reducida pueden hacer uso de este dispositivo en sus hogares. Para su instalación, se coloca a lo largo de la escalera una guía a cuyos rieles se fija una silla para moverse entre plantas.

El tramo que sortean estas sillas puede ser en línea recta o curva, por lo que se adaptan fácilmente a todo tipo de escaleras existentes.

Plataformas elevadoras

Son muchas las posibilidades que ofrece la instalación y puesta en marcha de una plataforma elevadora. Especialmente, en espacios públicos, con este sistema se garantiza la accesibilidad por igual al superar una barrera arquitectónica.

Las plataformas eléctricas pueden comportarse de la misma forma que la silla salvaescaleras, recorriendo mediante una guía el tramo de una escalera. La ventaja es ofrecer un espacio más amplio y abierto donde se sitúa la persona con su silla de ruedas.

También existe la opción que ofrece la plataforma vertical, especialmente indicada para desniveles de hasta tres metros de altura. Son como un pequeño ascensor de estructura abierta que facilita el acceso directo a una planta superior o inferior.

Orugas salvaescaleras

Hay ocasiones en las que instalar una silla salvaescaleras fija, o una plataforma elevadora, no es plausible por razones de espacio o por motivos económicos.

En estos casos, una silla salvaescalera manual, también llamada oruga, puede ser la mejor solución a los problemas de desplazamiento por escaleras. Se trata de sistemas portátiles que se acoplan a las sillas de ruedas a la hora de subir o bajar los escalones. Para el uso de una oruga salvaescaleras manual, se requiere de una segunda persona para guiar la silla en el proceso.

En definitiva, las ventajas de instalar soluciones salvaescaleras son muchas y muy necesarias. Es preciso facilitar el bienestar y la autonomía de las personas con movilidad reducida, por lo que instalando estos dispositivos ayudamos eficazmente a elevar su calidad de vida.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.