Rechazadas las cuentas del 2000 al 2013 que no pasaron por el pleno

plenario

El Síndic de Comptes ha abierto una investigación sobre la gestión en el consistorio de Riba-roja de Túria

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha rechazado con los votos a favor del equipo de gobierno – PSPV, Compromís y EU- y de Ciudadanos, la abstención de Riba-roja Pot y el voto a favor del PP las cuentas generales entre los años 2000 y 2013 que la anterior corporación popular «evitó presentar por el pleno municipal y, por tanto, se impidió la correspondiente fiscalización por parte de la oposición», según fuentes municipales.

Las cuentas de los 14 ejercicios presupuestarios se han trasladado al pleno municipal de Riba-roja de Túria tras las advertencias que realizó el pasado año el Síndic de Comptes a raíz de la auditoría económica que este organismo autonómico elaboró sobre el año 2014. En las cuentas generales se incluye un análisis pormenorizado de la situación económica de la localidad, con el estado detallado del patrimonio, los bienes y derechos del consistorio, los préstamos, las deudas y la financiación de sus servicios.

El pleno municipal ha rechazado ahora las cuentas de los citados ejercicios presupuestarios al entender que «la aplicación de los presupuestos no fue positiva para la localidad y el equipo de gobierno del PP no ofreció la suficiente información a la oposición para su debate público al actuar con falta de transparencia y una negativa absoluta a facilitar el máximo de documentos sobre su gestión».

El ejecutivo local de Riba-roja de Túria denunció los hechos ante el Síndic de Comptes que en su informe de fiscalización advirtió de presuntas irregularidades desarrollas bajo mandato del PP y que durante los citados 13 años no cumplió el procedimiento administrativo a las que están obligados los ayuntamientos.

Las cuentas generales incluyen todos los documentos que el consistorio debe elaborar a final de cada año para informar sobre la situación económica en todas sus vertientes: gastos, ingresos, beneficios y pérdidas.

Posteriormente, se elevan al pleno municipal para su debate entre todos los partidos políticos y, a continuación, se procede a la votación para su aprobación o su rechazo. De este modo, el actual gobierno «cumple con el mandato del Síndic de Comptes de para solucionar y regularizar estas anomalías con las que se encontró en junio de 2015».

El Síndic de Comptes ha abierto una investigación sobre la gestión que llevó a cabo el anterior gobierno del PP en relación al presupuesto de 21,2 millones de euros correspondiente al año 2014 «con posible responsabilidad contable sobre diversas cuestiones com la falta de documentación que acredite el pago de 2,4 millones de euros, pagos pendiente de aplicación por valor de 35.560 euros y presuntas irregularidades en la concesión de las subvenciones deportivas», según apuntan fuentes del actual gobierno municipal.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha añadido que durante aquellos años «se aplicaba el rodillo y la opacidad como herramientas de gestión en un momento en el que se aprobaron temas como Porxinos, Mas de Baló, las canteras o las aportaciones urbanísticas en pleno auge inmobiliario y de la construcción, por ello es necesario auditar y analizar todos los presupuestos que transcurrieron entre el año 2000 y el 2013».

 

 

 

 

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà