Riba-roja inicia una nueva campaña de limpieza de vertederos incontrolados

En 2019 el ayuntamiento retiró más de 26 toneladas de residuos

El Ayuntamiento de Riba-roja del Túria ha iniciado esta semana la primera de las dos campañas anuales de limpieza de vertederos incontrolados en las zonas diseminadas del municipio, con el objetivo de erradicar estos focos de suciedad en zonas rurales.

Como consecuencia del Covid-19, desde el pasado mes de marzo se ha visto incrementada la presencia de estos focos, especialmente escombros. El motivo son las reformas realizadas en el interior de las viviendas y que muchos ciudadanos han aprovechado el confinamiento para realizar limpieza de enseres.

Los puntos sobre los que se actuará esta semana son zonas, en ocasiones, de difícil acceso, ya que no son paso habitual de la ruta de limpieza viaria. Estas zonas son reincidentes y están ubicadas en las partidas de Pla de Tochar, camí Seminar, Camí Carasoles, Carrasquereta, Cova del Moreno, camí San Roc. Camí Posa, camí Barraqueta, Camí de Xest, Barraqueta, Camí del Polvorí, el Barranc de la Pedrera y Polígono Industrial Entrevies. 

No obstante, en los últimos años se han localizado otros focos en residenciales como la Avenida del Palmeral en Valencia la Vella, Ciudad Jardín o en la parte posterior del campo de fútbol municipal.

Los vertederos incontrolados se localizan gracias al trabajo de control y detección del departamento técnico de Medio Ambiente y de la sección de la Policía Local de Riba-roja de Túria encargada del Medio Ambiente, Sostenibilidad y Medio Rural (SEPROME). En 2019 se retiraron más de 26 toneladas de residuos.

Para facilitar esta labor, el ayuntamiento tiene previsto incorporar una nueva unidad de vigilancia con drones para evitar la proliferación de vertederos. El concejal de Servicios Públicos, Rafa Gómez, ha lamentado estas actuaciones incívicas y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad ciudadana, “estos focos atentan medioambientalmente nuestro territorio y disponemos de suficientes recursos municipales, como la recogida gratuita de poda y enseres y el ecoparque municipal, que deberían evitar estas malas prácticas”.

La Ordenanza Municipal de Limpieza Viaria, aprobada el 11 de noviembre de 2010, establece en el artículo 27 como infracción muy grave ‘depositar, arrojar o abandonar en las vías públicas, caminos rurales y propiedades privadas colindantes con dichas vías, residuos, basuras, embalajes, escombros, enseres y todo tipo de objetos similares’ con multas que van de los 180,01 hasta 300 euros.

Asimismo la Ley de Residuos valenciana establece como falta leve el vertido de residuos con multas de hasta 600 euros y si éstos fueran peligrosos, la falta sería considerada grave, hasta 6.000 euros.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.