del tros al plat

Riba-Roja cierra 2017 con 1,5 millones de superávit y 5 millones de remanente de tesorería.

ajuntament ribaroja

Reducen a 17 días el plazo de pago a proveedores

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha cerrado el presupuesto económico del pasado ejercicio 2017 con un superávit económico de 1’5 millones de euros tras conseguir unos ingresos ordinarios de 29’2 millones y unos gastos fijados en 27’5 millones. Con esto, las arcas municipales han alcanzado un remanente de tesorería de 5 millones de euros que confirman la buena salud financiera del consistorio.

Así lo ha indicado el consistorio local en un comunicado en el que ha destacado que la liquidación del pasado ejercicio “sigue la senda de los presupuestos de años anteriores elaborados en esta misma legislatura política al rebasar, finalmente, los ingresos ordinarios a los gastos económicos”. Así, según se ha detallado, de los 21’6 millones de euros presupuestados inicialmente en gastos se ha pasado a 27’5 en la fase de liquidación y de los 23’5 millones de ingresos previstos se han obtenido al 29’2 millones, “gracias a la buena salud financiera realizada en este periodo”.

La liquidación del ejercicio del pasado año ha arrojado, además, unas cifras muy positivas en el periodo máximo de pago a los proveedores por parte del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ya que de los 60 días como máximo que la actual ley de las administración prevé para estos casos las cifras oficiales se han reducido hasta conseguir un pago medio de 17 días.

Las cuentas económicas gestionadas por el actual gobierno municipal -formado por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida- han permitido situar los fondos líquidos de tesorería en un total de 11’1 millones de euros, es decir, la cantidad que el consistorio posee en las entidades bancarias a plazo fijo, ya que la denominada “ley Montoro” impide destinarlo a inversiones o incremento de los servicios públicos municipales.

El informe técnico preceptivo por parte de la Intervención municipal constata que el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria “cumple escrupulosamente con los preceptos de mantener una posición de equilibrio o superávit presupuestario como manda la actual legislación vigente”, además de que esta estabilidad presupuestaria supone que los recursos corrientes y de capital no financieros son suficientes para hacer frente a los gastos corrientes ordinarios municipales.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha manifestado que la liquidación del pasado ejercicio presupuestario “ha supuesto un espaldarazo y un aval importante a la ímproba labor que este equipo de gobierno está desarrollando a lo largo de los tres años de esta legislatura” al tiempo que ha añadido que por ello “vamos a continuar en la misma línea de conseguir unas cuentas saneadas y realistas con las posibilidades de las que dispone actualmente el consistorio”.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.