Riba-roja pone en marcha el protocolo de actuación ente el fenómeno DANA de fuertes lluvias

licencias riba-roja 2

El consistorio ha cerrado parques públicos y el cementerio para evitar incidentes por la caída de ramas

El Ayuntamiento de Riba-roja del Túria ha establecido un protocolo de actuación para hacer frente al episodio de lluvias anunciado por la Agencia de Estatal de Meteorología (AEMET). El fenómeno DANA que está afectando a la Comunidad Valenciana este miércoles, podría dejar importantes cantidades de lluvia, de manera persistente, extensa, localmente fuerte y puntualmente torrencial, acompañada de fuerte viento de levante a partir de la tarde.

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, se reunió este martes con los responsables políticos y técnicos de las áreas implicadas para coordinar las acciones con el fin de minimizar el impacto de las fuertes lluvias y poder afrontar con garantías cualquier emergencia que pueda surgir.

Una de las zonas en las que se centrará principalmente la atención será el polígono industrial El Oliveral, en el que el pasado año se sucedieron episodios de inundaciones de algunos viales y colapso de tráfico de las principales entradas. Como principal medida, la Policía Local prohibirá el estacionamiento en las zonas inundables del polígono y se informará a las empresas de los itinerarios alternativos.

No obstante, el consistorio prevé que no se repitan los problemas ocasionados en 2017. Entre las medidas adoptadas por el consistorio, se llevó a cabo el pasado año la ejecución de una zona verde inundable como área de alivio ante la llegada de grandes cantidades de lluvia. Esta zona puede acumular hasta 7.000 metros cúbicos de agua y está dotada de pozos filtrantes.

Paralelamente se construyeron puertas antiretorno en la Rambla de Poyo y se incrementó la limpieza de imbornales. Otra de las acciones realizadas para evitar inundaciones fue drenar la balsa existente en el Parque Logístico aumentando su calado y facilitando así la absorción de aguas. Se han interconectado tuberías con el objetivo de optimizar el funcionamiento hidráulico de la red de pluviales y se han colocaron imbornales y tragaderas para aumentar su entrada de agua en las calles L, G, Mallorca, Jacarandas, Levante, y Fusters. Paralelamente se ha instalado la señalización pertinente para los cortes de calles y está procediendo, a través de la empresa concesionaria de aguas potables, Hidraqua, a la limpieza de los imbornales de las zonas más problemáticas.

El Ayuntamiento de Riba-roja ha anunciado también que cerrará todos los partes públicos del municipio así como el Cementerio Municipal, para evitar que ocurra algún incidente por la caída de ramas como consecuencia de las fuertes lluvias acompañadas de rachas de viento. Asimismo se va a extremar la vigilancia en las zonas de paso de barrancos como El Pozalet, la Rambla de poyo, el barranco de Porxinos o la Pedrera.

Raga ha destacado que “la prioridad es actuar con celeridad en previsión al episodio de gota fría anunciado por los servicios de emergencias y poner en marcha todos los recursos disponibles».

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.