El colegio de Niños Huérfanos, premio a las Acciones Humanitarias

colegio niños huerfanis san vicente ferrer camp de turia

La Universitat de València reconoce al centro de San Antonio de Benagéber

El Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer de San Antonio de Benagéber ha recibido el premio a las Acciones Humanitarias del Consell Social de la Universitat de València que reconoce a “organizaciones sociales, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro en las que participen miembros de la comunidad universitaria y se distingan especialmente en labores humanitarias”, según se señala en la carta del Consell Social que otorga la distinción. 

Vicente Pons, presidente del Patronato de la Fundación Colegio Imperial de Niños Huérfanos San Vicente Ferrer, ha agradecido “de corazón el galardón que se nos ha concedido en este año tan particular, marcado por la pandemia de la Covid-19 y sus consecuencias” y ha señalado que la institución lo recibe “con gran alegría”.

El presidente de la Fundación ha destacado que el premio supone el apoyo de una institución académica “con la que siempre hemos colaborado, con el ofrecimiento de prácticas para alumnos de distintas titulaciones, como Pedagogía, Psicología, Magisterio y Archivística”. Por ello, ha reiterado el agradecimiento y la consideración “a todos los representantes del Consell Social”.

Por último, han recordado que aún queda pendiente  mejorar “circunstancias normativas que minoran la efectividad de la labor social e integradora del Colegio, como la adecuación de las ratios de aula en el centro concertado, en condiciones que favorezcan la escolarización de los colegiales beneficiarios e impidan que sean derivados a otras escuelas de la localidad”.

El colegio San Vicente Ferrer, fundado por San Vicente Ferrer en 1410, ha sido reconocido por su actividad prestando sus servicios a más de 30.000 niños. El Colegio se ha ido adaptando a las necesidades reales de la sociedad contemporánea y ha extendido el concepto huérfano, más allá de aquellos niñas y niñas que han perdido a sus progenitores, a aquellos miembros de familias con dificultades sociales, económicas o estructurales.

Actualmente ofrece alojamiento, manutención y formación escolar reglada y extraescolar a 92 niños pertenecientes a 60 familias de diferentes nacionalizaciones y diez “tutores” trabajan con ellos para crear un ambiente familiar que les ayude a crecer en un ambiente óptimo.

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà