Dos municipios de Camp de Túria cambiarán de alcalde este año

alcaldes

El PSPV y PP ceden la vara de mando a Compromís y Cs en Llíria y Vilamarxant

La actual legislatura, marcada por la crisis sanitaria del coronavirus, se acerca a su ecuador y dos municipios de Camp de Túria tendrán relevo en la alcaldía. Una situación que se dio en la anterior legislatura en Loriguilla entre el PSPV-PSOE y Ciudadanos y que en esta se producirá por partida doble, en Llíria y en Vilamarxant.

En ambos casos, los socios de gobierno -PSPV y Compromís-Move y PP y Ciudadanos- pactaron tras las elecciones municipales de mayo 2019 el reparto de la alcaldía, dos años para cada partido, de forma que se turnarán la vara de mando.

En el caso de la capital de Camp de Túria, el socialista Manolo Civera cederá en virtud del pacto de gobierno de l’Almodí la vara de mando al portavoz de Compromís-Move, Joanma Miguel. De esta manera, Civera completará seis años al frente del gobierno municipal, cuatro en la legislatura 2015-2019 y dos en la actual.

A pesar de que el primer edil socialista anunció su intención de marcharse antes de cumplir estos dos años y puso como fecha la celebración del preolímpico de balonmano femenino en Llíria en marzo de 2020 y que la Ejecutiva Local eligió a Consuelo Morató como sucesora, la suspensión del evento y el estadillo de la pandemia dieron al traste con sus planes.

En Vilamarxant, el popular Héctor Troyano, que se convirtió en 2019 en el alcalde más joven de la comarca, cederá la alcaldía al Xavier Jorge, portavoz de Ciudadanos en base al pacto de gobierno que sellaron tras los comicios locales y que devolvió la alcaldía al PP tras el paréntesis de los cuatro de años del PSPV y Compromís.

Los socialistas ganaron las elecciones el 26M pero se quedaron a 10 votos del quinto concejal que les hubiera permitido reeditar el pacto con Compromís. Sin embargo los resultados dieron la llave de Gobierno a Ciudadanos que con sus tres concejales ha decidido el color del actual gobierno.

El relevo en las alcaldías se producirá en el mes de junio, cuando se cumplan los dos años de la constitución de los actuales gobiernos municipales y supondrá una remodelación de los ejecutivos locales.

En el resto de los municipios donde hay gobiernos de coalición, como Loriguilla, donde siguen gobernando Ciudadanos y PSPV, Bétera, donde el PP ostenta la alcaldía con el apoyo de Mas Camarena y Ciudadanos, o la Pobla de Vallbona, donde gobierno un cuatripartito liderados por Compromís -con PSPV, Cupo y Contigo- no habrá relevo en las alcaldías.

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.