Adiós al toque de queda en Camp de Túria tras casi dos meses

Riba-roja policía local

La medida estaba vigente en cuatro municipios

La comarca de Camp de Túria, al igual que el resto de la Comunitat Valenciana, dice adiós esta medianoche al toque de queda entre la 1 y la 6 de la mañana después de casi dos meses, ya que esta restricción de la movilidad nocturna se empezó a aplicar el 13 de julio en 32 localidades, 13 días después se elevó a 77 y desde el 17 de agosto regía en 68 municipios.

La medida afecta a cuatro municipios de la comarca en los que se ha mantenido la restricción a la movilidad nocturna todo el verano: l’Eliana, Riba-roja de Túria, Vilamarxant y Benaguasil.

Se trata de una restricción que, junto al límite de un máximo de diez personas en las reuniones sociales y familiares -que se aplicó primero en toda la Comunitat y luego a los municipios con toque de queda nocturno-, ha contado en tres ocasiones este verano con el aval del TSJ.

El incremento de los contagios de coronavirus a principios de julio, sobre todo entre jóvenes, llevó al Consell a solicitar la autorización para imitar la movilidad entre la 1 y las 6 de la mañana en los municipios de más de 5.000 habitantes con mayor incidencia, y para fijar un límite de 10 personas en las reuniones sociales y familiares en toda la Comunitat.

Esta medida, que se acompañó también del cierre del ocio nocturno y del adelanto en media hora del horario de cierre de la hostelería, se empezó a aplicar en 32 municipios, cuatro de ellos de Camp de Túria: Benaguasil, l’Eliana, Riba-roja y Vilamarxant desde la madrugada del 13 de julio.

Supuso que la Comunitat Valenciana volviera a contar con toque de queda nocturno 35 días después de que finalizara el que había estado en vigor a lo largo de 32 semanas durante el segundo estado de alarma en España por la pandemia, entre octubre de 2020 y 2021.

Aunque en principio se iba a aplicar durante dos semanas, el crecimiento exponencial de los contagios llevó a la Generalitat a pedir un nuevo aval al TSJ para aplicar el toque de queda en 77 municipios (6 de ellos en la comarca de Camp de Túria), donde residen 2,6 millones de habitantes, la mitad de la población de la Comunitat.

El TSJCV volvió a autorizar esta medida y el mantenimiento del límite de diez personas en las reuniones sociales del 26 de julio hasta el 16 de agosto, que la Generalitat la complementó con una reducción de aforos en espectáculos y celebraciones.

A mediados de agosto, con los contagios estabilizados y a la baja, el Consell volvió a solicitar la autorización del toque de queda en los 68 municipios mayores de 5.000 habitantes con más incidencia del virus, y que en estos se mantuviera la limitación de las reuniones sociales y familiares a un máximo de diez personas, como así lo acordó del 17 de agosto hasta el 6 de septiembre.

Esto ha supuesto que las Fallas de València -la primera celebración popular autorizada por el Consell- se hayan celebrado del 1 al 5 de septiembre con toque de queda en la capital valenciana, medida que finalmente va a decaer en los 68 municipios que todavía la aplicaban ante la mejora de los indicadores epidémicos. 

No hi han comentaris

Deixar un comentari

El vostre correu no es publicarà.