El alcalde de Llíria afirma que detrás del rechazo al centro de menores hay una «intoxicación organizada» por «PP, Vox y España 2000»

concentracion

Los vecinos se concentraron ayer de nuevo coincidiendo con el pleno

El primer pleno del año en el Ayuntamiento de Llíria celebrado ayer estuvo precedido por una nueva concentración, la cuarta en los dos últimos meses, contra el futuro centro de menores en El Prat. Los vecinos se situaron frente a Ca la Vila a las siete de la tarde exhibiendo carteles de ‘No al centro de menores’ tras la pancarta de la nueva asociación ‘Transparencia y Participación por Llíria’ . Sobre la plaza Mayor formaron con velas encendidas ‘No es No’.

Una vez que arrancó el pleno con media hora de retraso motivado por un problema en los micros, los vecinos accedieron al interior para seguir la sesión en la que la exconcejal del PSPV y presidenta de la nueva asociación, Isabel Aigües, trasladó las preguntas que los vecinos le entregaron en el último pleno sobre el futuro centro de menores.

El alcalde de Llíria, Manolo Civera, contestó dirigiéndose a los pocos vecinos que se quedaron hasta el final del pleno pasadas las 23.30 horas que «yo sí que sé lo que hay detrás de todo esto y lo que hay es una intoxicación organizada por el Partido Popular, por Vox y por España 2000».

Civera mantuvo ante los vecinos que están «engañados con algo que no es verdad por intereses políticos» y argumentó que «respetamos todas las opiniones pero se trata de una preocupación infundada» para defender las bondades del futuro centro para el municipio y para la comarca, como el hospital o el futuro palacio de justicia.

El primer edil socialista defendió que el centro de menores es «bueno» para Llíria, que srá un «lugar de paso», dónde «no va a llegar ningún delincuente», sino menores «víctimas de malos tratos, huérfanos o en situación de abandono» que estarán un máximo de 45 días antes de ser derivados. «Dejen de mentir porque no va a venir ningún joven con condena, ni con antecedentes», espetó a la oposición.

Por el contrario defendió el trabajo para hacer realidad el complejo asistencial en El Prat en cuyos terrenos se ha proyectado también un centro de día para mayores y discapacitados, un albergue y un centro de emergencias.

 

Por su parte Aigües, que según Civera había sido expulsada del PSPV respondió que había presentado antes su baja el 14 de septiembre, y pidió al alcalde que «deje de mentir y de insultar a las concejalas de este Ayuntamiento», una acusación que según Civera «no tiene nada que ver con la realidad».

El enfrentamiento verbal entre ambos marcó el final de un pleno en el que la portavoz del PP, Reme Mazzolari, reclamó la ampliación del informe técnico preliminar sobre el estado del edificio donde se pretende instalar el centro de menores o, en caso contrario, avanzó que acudirá al Síndic o a los juzgados «que ya me sé el camino».

 

 

 

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.