El juicio contra el concejal del PSPV Pedro Vicente queda visto para sentencia

Pedro Vicente, en el banquillo durante el juicio. FOTO: FRAN MARTÍNEZ

El Fiscal pide la condena del edil del Ayuntamiento de Llíria

El juicio contra el concejal socialista del Ayuntamiento de Llíria, Pedro Vicente, ha quedado visto para sentencia una vez finalizados los testimonios y los alegatos para dar paso a la deliberación de los magistrados.

En la segunda jornada del juicio oral celebrada esta mañana en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha declarado como testigo la agente de la Policía Local que iba en el coche patrulla la noche del 22 de abril de 2017 cuando se produjeron los hechos denunciados por la vecina Mari Luz Navarro.

La policía, interina, ha declarado, en contra de lo manifestado ante el juez por su compañero y por el agente que estaba en el retén, que pasaron por el casal de la Falla Plaza Pedralba en la calle Mayor «de manera casual» y que pararon para saludar al concejal que mantuvo una conversación de un par de minutos con el otro agente dentro del coche. Sin embargo, la policía ha declarado que «no oí absolutamente nada» porque «estaba pendiente de mi teléfono móvil -personal- por la enfermedad de un familiar». «Sé que estuvieron hablando, pero de la conversación no oí nada», ha reiterado.

Una vez de vuelta al retén, la policía ha reconocido que el agente, que «estaba un poco alterado» y acudió después al médico por una cirsis de ansiedad, le contó al compañero que el concejal le había ordenado que detuviera a la vecina que había acudido al retén varias veces a quejarse por el ruido de la fiesta de la Feria de Abril y que le pidió que firmara el informe que había redactado, a lo que se negó «no porque fuera interina sino porque no había oído la conversación».

La agente, que no se presentó la semana pasada al juicio por estar realizando un examen de las oposiciones convocadas en la Pobla de Vallbona, ha concluido que «si se produjo o no el hecho -la orden de detención de la vecina- yo no lo puedo saber».

Por su parte el Ministerio Fiscal ha pedido la condena de Pedro Vicente para el que solicita una pena de 1 año y 6 meses de prisión y cuatro años de inhabilitación para cargo y empleo público por un presunto delito de prevaricación y de detención ilegal en grado de tentativa.

El fiscal ha manifestado que considera que ha quedado acreditado que se dio la orden al coche patrulla para que acudieran a la calle Mayor y que el acusado se dirigió al agente diciendo que «la detuvieran» -a Mari Luz Navarro- sin motivo. Por su parte, ha subrayado el fiscal, el agente, que «siempre ha mantenido la misma versión», «se negó a cumplir la orden» y en el retén contó lo ocurrido delante de su compañera que «no firmó por ser interina». «Ella decía que no lo oyó, lo que no significa que no existiera».

La abogada de la denunciante ha solicitado también la condena del concejal, que repite esta legislatura en el equipo de gobierno al frente ahora del área de Comunicación y Transparencia, por considerar que «se tomó la justicia por su mano» y dio «una orden directa» de detener a su cliente.

La abogada ha subrayado que dos de los agentes que han declarado como testigos por estar en el lugar de los hechos «no se han atrevido a decir que oyeron la conversación, una por ser interina y el otro por ser íntimo del concejal», pero ha argumentado: «que no lo oyeran no siginifica que no pasara».

En este sentido ha defendido que «hay elementos más que suficientes para determinar que lo sucedido esa noche es real. La orden verbal existió y fue clara contra Mari Luz» y ha advertido de que si el agente hubiera cumplido la orden del concejal estaría acusado de un delito de detención ilegal como ejecutor y el edil como inductor.

El abogado defensor ha solicitado la plena absolución de su cliente, argumentado que «no es cierto que el concejal ordenara la detención», si no que «se le invitara a salir» del retén, que la denuncia de Mari Luz Navarro «no es creíble» y que en este caso existe una «conjunción de intereses» de tres personas: la denunciante, la portavoz del PP, Reme Mazzolari, y el agente de Policía Local.

En esta línea, el abogado ha afirmado que la denunciante conoció los hechos por el agente «que se lo había filtrado» y recordó que éste último «ya tuvo un par de incidentes con el concejal en el pasado y vio una buena oportunidad ante su inquina contra él».

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.